LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Istock
Amiga con hijos

Razones para no alejarte de tus amigas con hijos

Todas tenemos una amiga que se convirtió en mamá antes que nosotras...

24/03/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

Quizá en la adolescencia o a principios de sus veintes, y es normal sentir que ya no tienen mucho en común, por eso nos distanciamos un poco.

Y probablemente estás enojada por la decisión que tomó, tal vez piensas que cometió un error al tener un bebé tan joven o que su pareja no es la mejor persona. Tal vez sólo te da flojera su vida hogareña porque tú estás concentrada en divertirte al máximo. Sin embargo, tu obligación como amiga estar ahí para cuando te necesite, no juzgarla.

Antes de sacarla de tu vida, aquí van algunas razones para no alejarte cuando tu amiga se convierte en mamá:

1. Ella necesita tu apoyo

Ser mamá es difícil y es cuando más se necesita una amiga que esté ahí para apoyarte en el camino. Tal vez no te encante la idea de cuidar al bebé o apoyarla en los quehaceres de la casa, pero puedes escucharla, platicar con ella y sacarla de la rutina para que se distraiga un poco.

2. Sus hijos serán tus sobrinos

Si no planeas tener hijos en un futuro cercano, ese nuevo bebé puede ser tu mejor práctica antes de dar el paso, o quizá la relación sea tan cercana que llene por completo tus ganas de cuidar y ver crecer a un peque. Serás la “tía cool”, recibirás toneladas de amor y harás las cosas más locas con ellos, sin la enorme responsabilidad que implica tener un bebé, ¿no es perfecto?

 

 

3. Es tu ventana a otro mundo

Al igual que tú serás su conexión con el mundo, ella se convertirá en tu ventana para conocer la vida familiar desde otra perspectiva. Aprenderás todo sobre embarazo, parto, lactancia, cuidados del bebé, métodos de crianza y hasta la ayudarás a elegir la mejor escuela, ¡sin renunciar a tu vida de soltera!

4. Será tu mejor aliada en el futuro

Si decides tener hijos, ella será la primera en brindarte todo su apoyo. Te dará los mejores consejos, entenderá perfecto cómo te sientes y hasta te puede “heredar” algunos artículos indispensables o ropita. Vaya, te tratará justo como ella hubiera querido que la trataran cuando se convirtió en mamá.

 

 

5. La amistad es primero

Siempre recuerda que debajo de esos pants y esa playera cubierta de leche y papilla, está tu amiga. Ella sigue siendo la misma persona con la que reíste y lloraste, la que te acompañó en tus aventuras más locas y la que siempre estuvo ahí para ti, y eso no debe cambiar aunque las circunstancias sean diferentes.

6. Aún les quedan muchas aventuras por vivir

Cuando la locura del nuevo bebé pase y su vida sea un poco más estable, podrán salir como antes, viajar y compartir los momentos importantes que les esperan: bodas, mudanzas, nuevos trabajos, graduaciones y hasta divorcios.

 

 

 

La llegada de un bebé supone una transición muy difícil, tanto para la mamá como para quienes están cerca, pero no permitas que un pequeño cambio eche a perder la amistad que han construido a los largo de tantos años, no te alejes de ella.

 


Notas relacionadas