LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Google
Osos en el baño que todas hemos temido

Osos que todas hemos tenido en el baño

¡Ups!

29/03/2016 | Autor: @Revista20s
Comparte en:

¡Hombres, esta es la razón por la que las mujeres siempre vamos juntas al baño! Para apoyarnos la una a la otra en cualquier caso extremo que pueda presentar: de lo contrario estaremos por vivir alguno de estos mega osos, solas, sin ayuda de nadie y no será nada agradable.

 

 

 

1. Ir al baño en casa de tu novio y que se tape. Pero claro, si él pregunta, 'así estaba', ¡es lo peor! Tienes dos opciones: El papel de damisela en peligro – condición que perdiste lo de dama – o ser una campeona y guardarlo en tu bolsa de mano – es real, sí pasó.

2. Quedarte sin papel. Gracias al cielo y las estrellas hay Whatsapp y si estás en confianza, un mensajito pidiendo auxilio. Si no,  si estás en casa de tu galán o de alguien más pues lo que esté a la mano, así sea la toalla de mano carísima bordada a mano, la necesidad es la necesidad.

3. Salir con la falda atorada en el calzón. Debe ser horrible… ¿A poco no te han contado? Por si las dudas, no está de mas usar unos calzones bonitos; si va a pasar algo que quede en un recuerdo bonito, agradable a la vista.

 

 

4. Dejar el baño oliendo a ti o a lo que acaba de pasar. Haces tiempo, buscas spray o algo que pueda ayudar con el olor, abres las ventanas, haces aire con la toalla y cuando no hay nada más que hacer, ruegas que nadie tenga ganas de ir al baño en los próximos minu… ¡Media hora! – siempre es bueno cargar con un perfume de bolsillo, no por ti, por el ambiente, hay que cuidarlo –.

5. Salir con el papel de baño pegado. Nada dice '¡Fui al baño!' más fuerte y claro que el papel pegado en tu sexy tacón… La peor parte es pensar qué tenía para haberse pegado.

Seguro hay mil osos más, según nos contó la prima de un amigo. ¿Cuál ha sido el tuyo?

Quiérete

Notas relacionadas