LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Hablarte en tercera persona ayudará a controlar tus emociones

Hablarte en tercera persona ayudará a controlar tus emociones

No estás loca, sólo eres una mujer con mucho control.

27/09/2017 | Autor: Azucena Cortez
Comparte en:

 

Cuando nos encontramos solas es muy común que hablemos con nosotras mismas y nos auto-alentemos con frases, como por ejemplo, “yo puedo hacerlo” o “soy la mejor en esto”, por decir algo, ¿pero qué sucede si en vez de hablarnos en primera persona lo hacemos en tercera?

 

 

 

Investigadores de la Universidad de Michigan y de la Universidad del Estado de Michigan, en Estados Unidos, concluyeron que hablarte en tercera persona, tipo “Ana, ¡tú puedes!”, sería un excelente y sencillo método de autocontrol, así lo expresaron en la revista Scientific Reports.

 

 

También: Síntomas de estrés postraumático y qué hacer al respecto

 

 

"Si nos referimos a nosotros mismos en tercera persona, es algo parecido al hecho de pensar en otras personas, y encontramos pruebas de esto en la actividad cerebral. Ayuda a tomar un poco de distancia psicológica con respecto a nuestras experiencias, lo que a menudo resulta de utilidad para controlar las emociones", explicó Jason Moser, profesor asociado de Psicología en la Universidad del Estado de Michigan.

 

 

 

Para llegar a esta conclusión, los investigadores llevaron a cabo dos experimentos. El primero, en el Clinical Psychophysiology Lab, se les mostró a los participantes diversas imágenes, tanto neutrales como desagradables -por ejemplo, un hombre con un arma-, posteriormente los científicos examinaron la reacción de sus cerebros mediante un electroencefalograma cuando los voluntarios se expresaban de dichas imágenes en primera o tercera persona. 

 

Lo que obtuvieron fue que la actividad cerebral, vinculada a las emociones, decaía rápidamente cuando el participante se refería a sí mismo en tercera persona.

 

 

También: Tu personalidad oculta según como cierra el puño

 

 

Para el segundo experimento, dirigido por el profesor de psicología de la Universidad de Michigan, Ethan Kross, se les pidió a los participantes que hablaran, en primera y tercera persona, sobre experiencias pasadas que fueron muy dolorosas para ellos, mientras que los investigadores visualizaban el comportamiento de las neuronas a través de una resonancia magnética funcional. 

 

El resultado: la materia gris vinculada a las emociones se encendían menos cuando el participante hablaba en tercera persona, un resultado similar al experimento uno.

 

 

 

“Lo realmente emocionante aquí es que los datos cerebrales de estos dos experimentos complementarios sugieren que hablarse a sí mismos en tercera persona puede constituir una forma relativamente fácil de regulación emocional”, explicó Kross,Si se termina de confirmar —no lo sabremos hasta que se haga más investigaciones ya en marcha, precisan— hay muchas implicaciones importantes que tienen estos hallazgos para la comprensión de cómo funciona el autocontrol y cómo ayudar a las personas a controlar sus emociones en la vida cotidiana”.

 

 

También: La soledad podría matarte antes que la obesidad, según estudio

 

 

Así que ya sabes, si necesitas controlarte en alguna situación o simplemente darte ánimos, no dudes en hablarte como si fueras alguien más, así aprenderías a manejarte día a día y a mantener a raya el estrés.

 

 

 

Con información de ABC.es

 

 

 

 
Quiérete

Notas relacionadas