LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Expert beacon
Cómo recuperar la confianza en ti misma

Cómo recuperar la confianza en ti misma

#Quiérete como eres
24/02/2016 | Autor: Paola Ortiz
Comparte en:
La clave del éxito se basa en más de un 50% en qué tanta confianza proyectamos de nosotras mismas. 
 
A veces, mantener esa seguridad no es tarea fácil. Pero tranquila, si te lo propones y trabajas en ello, puedes convertirte en una mujer segura de sí misma que sale a conquistar al mundo cada día. ¿Aceptas el reto? Aquí te decimos cómo lo puedes lograr:
 
- Identifica tus miedos. Lo primero que debes hacer para poder confiar plenamente en ti es reconocer cuáles son tus miedos más grandes, analizar sobre cuáles tienes control y cuáles están fuera de tus manos y trabajarlos o dejarlos ir. 
 
- Checa qué no te gusta de tu imagen. Muchas chicas pierden seguridad por prestar demasiada atención a los “defectos” que creen tener. Si hay algo que no te gusta de tu imagen intenta mejorarlo, si hay algo que no te gusta de tu cuerpo quítale protagonismo y explota al máximo lo que sí te gusta. ¡Quiérete!
 

 
- Consiéntete. ¡No te descuides! Arma una rutina de ejercicios para mantener tu cuerpo saludable, pon más atención en lo que comes, reserva momentos para relajarte y olvidar el estrés, práctica alguna actividad que te guste, y si hay algo o alguien que no te hace feliz y te hace sentir menos, aléjate. 
 
 
 
 
- Arréglate. No se trata de que vistas al último grito de la moda o gastes mucho dinero en tiendas de ropa, estéticas o tratamientos faciales; vístete con tu outfit favorito para impresionar. ¿A quién? A la persona que está frente al espejo. 
 

 
- Arriba la cabeza princesa, que no se te caiga la corona. Nada de ir por las calles agachando la cabeza y evitando las miradas. A partir de ahora, practica tu caminar con la mirada al frente.
 
-Se auténtica. Cada persona es única e irrepetible, incluso la mayoría de las veces las diferencias que te destacan de las demás se pueden convertir en tu atractivo más fuerte. Aprovéchalas, explótalas y aprende a valorarlas.  
 
Quiérete

Notas relacionadas