LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock

Cómo ayudar a los niños a manejar sus emociones tras el sismo

Los niños también son vulnerables a las secuelas de un evento como un sismo. Mira lo que puedes hacer para ayudarlos.

24/09/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

Además de las trágicas pérdidas humanas y materiales, el sismo registrado el martes 19 de septiembre en México dejó una sensación de angustia e inseguridad en la sociedad, en especial entre los niños, quienes necesitan ayuda para poder manejar estas emociones.

 

También: Síntomas de estrés postraumático y qué hacer al respecto*

 

Muchos pequeños perdieron sus casas, pertenencias y, desgraciadamente, seres queridos. Esto resulta particularmente estresante para ellos, ya que aún no logran entender la magnitud e implicaciones de este desastre natural. Incluso aquellos que no se vieron directamente afectados, han presentado síntomas de estrés agudo, como:

- Llanto

- Problemas para dormir

- Miedo de que vuelva a temblar

- Problemas en la alimentación

- Juegos que reviven el temblor

- Problemas de comportamiento

- Miedo a separarse de sus padres o cuidadores.

- Llanto.

- Problemas de comportamiento.

- Problemas para dormir.

- Problemas en la alimentación.

- Juegos que revivan el temblor.

- Miedo a que vuelva a temblar.

- Miedo a separarse de sus padres o cuidadores

Es muy importante un buen manejo de crisis para dar seguridad a los menores y evitar que desarrollen problemas emocionales a futuro.

 

 

Una publicación compartida de GalileaMontijo (@galileamontijo) el

 

Por ello, les compartimos algunas estrategias con las que puedes ayudar psicológicamente a los pequeños:

1. Invítalos a hablar de sus vivencias y sentimientos. El primer paso es abrir un canal de comunicación para que el niño hable de lo sucedido: cómo lo vivió, qué sintió en el momento y cómo se siente ahora. Es importante escuchar con atención lo que dice, validar y apoyar sus sentimientos,preguntarle cómo está y por qué se preocupa, sin minimizarlos o desestimarlos.

2. Anímalos a que dibujen o escriban. Muchos niños no pueden expresar con palabras lo que sienten, en especial los más pequeños, así que es bueno invitarlos a que dibujen lo que vivieron y cómo se sienten. Para los más grandes en etapa escolar, escribir en un diario o hacer cartitas para los afectados puede ayudar a que se liberen un poco de la carga negativa.

 

También: Cómo superar y auxiliar a personas con crisis nerviosa

 

3. Ten mucho contacto físico con el niño. Abrazos, besos, caricias y otras demostraciones físicas de afecto harán que el pequeño se sienta más seguro y cercano a sus seres queridos.

4. Aléjalos de las noticias. Las imágenes sobre la catástrofe que aparecen en los medios de comunicación pueden revivir recuerdos dolorosos para el niño y ponerlo ansioso, así que se recomienda mantenerlos alejados de éstas. Los adultos también debemos evitar hablar frente a ellos del tema, en especial de las noticias más trágicas que salen a cada minuto. No se trata de negar la situación, sino de no exponerlos a una situación traumática.

 

 

#fuerzamexico #unidos Gracias por su apoyo, logramos repartir entusiasmo y alegría

Una publicación compartida de | Chuen Mexico | (@mxchuen) el

 

5. Recuérdale lo bueno que tiene. Además de apoyarlos para expresar lo que sienten, hay que recordarles que mamá y papá están bien, que él está bien, que su casa está bien. Si es necesario, hagan una lista de todas las personas que están bien: abuelitos, tíos, primos, amigos, etc. Es decir, ayudarlo a conectar con lo real para evitar que en su imaginación se den situaciones catastróficas inexistentes. Esto le dará tranquilidad y esperanza.

6. Acompáñalos cuando lo pidan. Muchos pequeñitos, incluso bebés de meses, están presentando problemas para dormir y miedo a estar solos. Si piden dormir acompañados o con la luz prendida, si no quieren ir al baño solos y lloran cada vez que uno de sus padres sale de casa, es importante atender su solicitud para que se sientan en compañía y protegidos. Recuerda que es una situación extraordinaria y temporal, no se les debe reprender por sentirse vulnerables en este momento y no los estarías malcriando para siempre si lo haces.

 

También: Cómo proteger, calmar y cuidar a las mascotas en un sismo

 

7. Realizar actividades lúdicas. Para despejar su mente y distraerlo un poco, se recomienda leer cuentos, jugar algún juego, que vean películas infantiles o dibujar. Si el niño tiene algún hobbie o practica algún deporte, se aconseja que lo retome en cuanto sea posible.

8. Repasar los protocolos de seguridad con el niño. Hay que orientar al niño sobre como preparase en un futuro: qué hacer, dónde resguardarse, a quién pedir ayuda, que preparen su maleta de emergencia, y sobre todo, darles estrategias para que puedan controlarse en el momento, por ejemplo, con ejercicios de respiración. Hay que guiarlos para que se enfoquen en soluciones. El saber que puede reaccionar ante un nuevo evento le dará sensación de seguridad y esperanza.

9. Invítalo a que ayude a otras personas. Hacer el cambio entre sentirse víctima y ofrecer su ayuda a otras personas, es fundamental para que los niños recuperen la seguridad. Podemos involucrarlos en la recolección y entrega de donaciones, que escoja algunos de sus juguetes y ropa para regalarlos a otros niños, o ayudarlos a formar redes de apoyo. Al ser parte de la solución comenzarán a sentirse con más control y sabrán que pueden responder de forma positiva.

 

 

Una publicación compartida de C A C H O (@cacho_uj) el

 

¿Cómo hablarles de la muerte?

En el caso de que la tragedia haya tocado directamente sus vidas con la pérdida de algún familiar o ser querido, es importante que los padres o la persona a cargo del niño se lo diga de forma calmada. Deben estar tranquilos y mantener el control al comunicarles las malas noticias.

Hablar con  ellos cuando el adulto responsable no está listo y no es capaz de brindarle seguridad puede resultar contraproducente, ya que solo aumenta la sensación de alarma.

 

Millennials: solidarios, fraternales y organizados ante la tragedia

 

Se recomienda utilizar términos claros y evitar ambigüedades para que el niño no llegue a una conclusión equivocada. Por ejemplo, decirle que alguien “se fue”, puede hacerle pensar que esa persona va a volver.

También hay que tener mucha paciencia, ya que puede haber distintas reacciones, desde negación y evasión, hasta ansiedad o depresión. El niño debe sentirse apoyado y protegido en todo momento, y reforzarle que no está solo y va a tener apoyo de quien esté con él.

En estos casos, es vital que no solo el niño, sino toda la familia, acudan a terapia con un especialista.

 

 

Para finalizar, es muy importante hacerlos conscientes de que un desastre natural es algo que no se puede prevenir, ni evitar, y que ellos no están solos, que siempre habrá alguien que los proteja y ayude en situaciones de emergencia.

 

También: ‘Frida’ inspira pines y estampas para ayudar a víctimas del sismo

 

Si bien estas estrategias no sustituyen la asesoría de expertos, sí pueden ayudarlos a manejar la situación en un primer momento. Aún así, es recomendable que acudan con un experto si los síntomas persisten por más de un par de semanas, o antes, en el caso de los directamente afectados.

 

 

 

 

 

 

Quiérete

Notas relacionadas