skin
skin
LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Pexels
parejas que no tienen sexo

Razones por las que las parejas no tienen (tanto) sexo en cuarentena

No siempre se puede o se quiere echar pasión 

19/05/2020 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Cuando comenzó la cuarentena para controlar la pandemia de coronavirus, muchas parejas aprovecharon para pasar más tiempo en la cama. Con el paso de las semanas, buena parte esas parejas han notado una disminución tanto del deseo sexual como de los encuentros íntimos. Son varias las razones para no tener tanto sexo como se pronosticabay aquí van algunas.

Por supuesto, aquí nos enfocaremos en las parejas que están pasando el confinamiento bajo el mismo techo. Cuando se trata de personas que están físicamente distanciadas, la falta de actividad sexual se entiende perfecto.

 

Checa las posibles causas de ese bajón en la intimidad:

1. Trastornos emocionales

No es un secreto que el estado de ánimo es determinante para tener relaciones sexuales. La emergencia sanitaria alteró por completo nuestras vidas y es normal que eso afecte las emociones. Investigaciones recientes concuerdan con los reportes de personas que han experimentado trastornos como depresión, ansiedad, angustia, estrés y agotamiento emocional.

Es obvio que si tu energía está centrada en sobrellevar una situación tan fuerte, no te sientas nada sexy.

2. Agotamiento general

Quizá los solteros tienen mucho tiempo libre, pero la historia es muy distinta para los casados y/o con hijos. Al home office se suman las tareas del hogar y cuidar a los niños más que nunca: organizar actividades divertidas y didácticas, aceptar que nos persigan todo el día y ayudarlos con las clases online.

Es decir, ¡no paramos en todo el día! Cuando llega la noche solo queremos dormir, o bien, disfrutar nuestro insomnio tranquilamente, de preferencia a solas.

3. Problemas de pareja

Todo indica que el confinamiento está sacando lo mejor y lo peor de las personas y, claro, de las parejas. No son pocas las que reportan un incremento en los pleitos e incluso separaciones o divorcios.

La convivencia extrema sumada a las emociones exacerbadas, provoca que ambos estén más explosivos. Para algunos esto funciona y disfrutan el “sexo de reconciliación”, pero a otros solo les apaga la libido.

 

4. Los niños

Ya hablamos de todo el trabajo extra que implica tener hijos, pero no es todo. Los niños suelen ser muy demandantes y más en una situación tan extraordinaria como esta. Es común que se apeguen más a uno de los padres y no lo suelten ni de día ni de noche, dejando poco tiempo y espacio para la intimidad de pareja.

Por si fuera poco, los niños están presentando problemas de sueño: horarios alterados, dificultad para dormir, insomnio y sueño ligero. En resumen: no se duermen cuando deberían y, cuando lo hacen, hay riesgo de que despierten en cualquier momento y los cachen en pleno acto. ¡Qué miedo!

5. La rutina

El peor enemigo de la pasión es la rutina y en estos tiempos sí se puede decir que un día es igual al anterior. En este escenario, el sexo se vuelve mecánico y se pierde el deseo. La recomendación es tratar de romper la monotonía con algo inesperado: cambiar la cama por uno de estos 4 lugares inusuales para echarte un rapidín en casa, hacer realidad una de sus fantasías sexualeso adquirir nuevos sex toys, por ejemplo.

6. El sexo ya no es suficiente

Como dijimos, al principio muchas parejas se lanzaron a tener sexo como locos, experimentaron con posiciones, juguetes, escenarios o nuevas técnicas. Pero ahora, al paso de las semanas, pareciera que ya se les acabaron las ideas y, de paso, las ganas.

Si es el caso se recomienda hacer una pausa, no tener relaciones íntimas solo “para matar el tiempo” o “porque ya toca”, sino esperar a que resurja el deseo y a que ambos estén en mood sensual.

Mira también: Precauciones para tener sexo casual en plena cuarentena

Lo más importante es no sentirse presionados para hacerlo todo el tiempo o como antes de la crisis de salud. Recuerda que estamos viviendo un evento excepcional, necesitamos ser más comprensivos y pacientes con nosotros mismos y con la pareja.

No te angusties por tu falta de deseo o la frecuencia de tus sesiones de sexo, eventualmente todo se estabilizará, volverán a fluir y la pasión regresará.

Pasión y Sexo, Sexualidad

Notas relacionadas