skin
skin
LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Underwear Shop Online
Tipos de penes curvos

Tipos de penes curvos

¡Conócelos!

14/03/2016 | Autor: Patricia Villanueva
Comparte en:
Quizás las mujeres tenemos una imagen idealizada de la forma de un pene, pero lo cierto es que así como la forma de la vulva puede variar de acuerdo a cada mujer, lo mismo pasa con el pene. Para que no te sorprendas, debes saber que cuando de miembros masculinos se trata, hay mucha variedad. 
 

 
Uno de esos tipos son los penes curvos, que pueden ser hacia arriba, hacia abajo, a la derecha o a la izquierda, y podemos clasificarlos de la siguiente manera: 
 
- El genéticamente curvo. Este es el más normal. Su curvatura es leve y es algo que se obtiene por herencia; la forma de este pene puede ser problema solo en la mente del hombre que lo porta, pues al ser ligera, no representa ningún inconveniente en el sexo.
 
- El pene estirado.  Este es el más común y se desarrolla normalmente en los adultos jóvenes; es causado por jalar o forzar una erección hacia un mismo lado, por la manera en que los hombres jóvenes se masturban o por usar ropa muy ajustada. Puede que su forma sea más visible, pero de ningún modo es un problema en la intimidad. De hecho, puede resultar más placentero para las chicas dependiendo de hacia dónde se encorve. 
 
 
 
 
- El que padece Peyronie. Realmente no es un padecimiento; más bien es una condición causada por trauma, impacto o lesión, y se desarrolla por la ausencia de ciertos nutrientes que son necesarios para el proceso normal de sanación. El Peyronie es simplemente una cicatriz o placa que se forma en el tejido del miembro ,que no se estira lo suficiente cuando éste se encuentra erecto. Aquí el grado de curvatura puede variar desde muy leve hasta muy marcado y de ser así, pudiera representar una complicación para tener una relación sexual satisfactoria. 
 
En cuanto a penes curvos, estas son las variaciones más comunes que se pueden encontrar, así que si por ahí te encuentras con uno, sólo es cuestión de probar y descubrir qué es lo que más te satisface sin necesidad de desistir o de pasar un buen rato en la cama. 

Notas relacionadas