skin
skin
LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Y tú, ¿tienes ‘vagina precoz’?

Y tú, ¿tienes ‘vagina precoz’?

Sí, es algo que existe.

21/03/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:
Todas hemos escuchado hasta el cansancio sobre la eyaculación precoz en los hombres, pero ¿hay mujeres que pueden alcanzar el orgasmo con poca estimulación? Hay quienes sostienen que sí, y esto puede cambiar por completo la forma en que tienes relaciones sexuales.
 
Existen millones de artículos con consejos para aguantar un coito más largo, dirigidos a hombres, por supuesto. Incluso en el porno se promueve la idea de que entre más largo sea el encuentro, más placer tendrán ambos, pero generalmente no es así. 
 
Un coito prolongado puede ser molesto, aburrido y doloroso para la mujer, porque la lubricación disminuye con la fricción y eso puede generar rozaduras o escozor innecesario. En realidad, nuestra vagina no necesita tantas embestidas para quedar satisfecha. 
 
La preocupación por la eyaculación precoz es reciente, antes de los años 70 a nadie le importaba cuánto duraba un hombre en la cama, era perfectamente normal terminar rápido y eso no era motivo para dudar de la hombría de nadie. De hecho, en la naturaleza los machos eyaculan muy rápido, ¿por qué tendría que ser diferente en los humanos?
 

 

 
Con la llegada de la revolución sexual, la vagina se convirtió en el foco de atención del placer femenino (para ellos, obvio), y los orgasmos vaginales se volvieron una prioridad, dejando a un lado otros tipos de placer, como el orgasmo de clítoris. Además, se extendió el rumor de que la mujer era lenta para llegar al clímax, así que se llegó a la errónea conclusión de que necesitamos mucho coito para tener orgasmos.
 
Muchas mujeres consideran excesivo el tiempo de penetración, y no son pocas las que se han descubierto contando las manchas del techo o pensando en la lista del súper después de unos minutos de sexo, porque su pareja se esfuerza por alargar el coito.
 
¿La solución? Tan fácil como decirle a tu pareja que no necesitas tanto coito. Que besar, rozar, lamer y tocar otras partes de tu cuerpo puede resultarte igual o más placentero que la penetración vaginal. ¡Urge quitarnos de encima tanta presión imaginaria!
 
Pasión y Sexo, Sexperta

Notas relacionadas