skin
skin
LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
¿Un pene muy grande te puede lastimar?

¿Un pene muy grande te puede lastimar?

En cuanto se trata de placer, el tamaño SÍ importa.

05/06/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:
Muchos hombres sueñan con tener un pene enorme, y no son pocas las mujeres que desean sentir uno, pero cuando tenemos la suerte de toparnos con el miembro soñado nos asalta la misma duda: ¿un pene demasiado grande puede lastimar?
 
Primero, ¿qué entendemos por “demasiado grande”? Para algunos serán 18 centímetros, para otros 25, pero todo depende de tu percepción y el tamaño de tu vagina (sí, también las vaginas vienen en diferentes tamaños).
 

 
La vagina es un órgano de forma casi cilíndrica, formado por músculo que va desde la vulva hasta el cuello del útero. Mide entre 6 y 9 centímetros, pero tal como el pene crece con la excitación, también la vagina puede expandirse hasta al doble de su tamaño. 
 
Los músculos vaginales son capaces de moverse y acomodarse al tamaño del pene que se les ha introducido, sin embargo tiene un límite, y una vez que se excede su capacidad sí puede haber molestia con la penetración. 
 
El grosor es lo de menos. Si lo piensas, por ahí puede salir la cabeza de un bebé, y es imposible encontrar un pene más grueso que eso. Pero la longitud puede ser un problema cuando el pene llega a hacer presión en el cuello del útero, lo que provoca una especie de calambres, muy parecidos a cólicos menstruales, que no son nada agradables. 
 

En qué casos sí te puede lastimar: 

 
- Cuando el pene es muy grueso y te penetra sin la lubricación o excitación adecuada, ya que puede ocasionar un desgarre.
 
- Cuando es mucho más largo que la capacidad de tu vagina, no hay suficiente lubricación y quiere introducirlo completo de golpe.
 

 
 
Fuera de eso, hay pocas probabilidades de que te realmente te provoque un daño físico. Quizá pueda ser molesto al principio, porque como cualquier musculo, también la vagina necesita ejercitarse para poder recibir a un huésped tan grande.
 
Solo asegúrate de estar muy excitada y bien lubricada antes de pasar a la penetración, y una vez ahí, vayan poco a poco para que tu vagina se adapte a su tamaño. 
 
Con paciencia y lubricante, ¡todo es posible! 
 
 
 
 
 
 

Notas relacionadas