skin
skin
LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
sexo extremo practicas riesgo salud

Sexo extremo: prácticas que ponen en riesgo tu salud y hasta tu vida

Está padre experimentar en la cama, pero hay quienes se arriesgan demasiado

04/10/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Cuando se trata de sexo a la mayoría nos gusta experimentar cosas nuevas, pero algunos se van al extremo. Existen prácticas que se han puesto de moda debido a su popularidad en la industria porno, pero podrían ser súper peligrosas para tu salud y hasta poner en riesgo tu vida.

Es muy importante que antes de realizar cualquiera de estas prácticas lo hables con tu pareja. Ambos deben estar de acuerdo en hacerlo y llegar a un pacto sobre los límites, asó como acordar una palabra clave para detener la acción en caso de que alguno se sienta incómodo o en riesgo.

Ahora sí, checa las experiencias sexuales extremas que te pueden llevar al hospital o al más allá:

1. Sadomasoquismo

Es la más común y popular de todas, en especial desde el ‘boom’ de la saga ‘50 Sombras de Grey’.

Abarca desde nalgadas y amarres ligeros, hasta azotes con látigos, varas o paletas de cuero y madera, así como ataduras súper complejas, descargas eléctricas, presión con pinzas y muchas cosas más que ni te imaginas.

Por supuesto, todos estos “juegos” implican riesgos: dejar heridas que se pueden infectar, cortes de circulación, peligro de electrocución, paro cardiaco por la intensidad del dolor o asfixia, cuando se trata de ahorcamientos eróticos, que puede derivar en daño cerebral o hasta la muerte.

Todo esto se ve súper sexy en las películas, pero en la realidad debes ser súper cuidadosa y estar con alguien de toda tu confianza antes de dejar que te pongan las esposas.

  

 

2. Fisting

Esta práctica consiste en insertar toda la mano o el puño completo en la vagina o el ano. Como te imaginarás, además de mucha paciencia y lubricante, también se requiere mucha delicadeza, ya que puede provocar un terrible desgarre.

Además, las paredes internas de ambas cavidades son muy delicadas, así que unas uñas mal cortadas o la joyería pueden producir micro heridas muy dolorosas y propensas a infectarse.

 

3. Inserciones

Si el fisting te parece rudo, las inserciones son el siguiente nivel. Se trata de introducir objetos diversos en los orificios genitales: dildos gigantes, latas de refresco, botellas, vegetales y básicamente cualquier cosa rara que te imagines.

Los riesgos son evidentes: desgarres, infecciones, heridas internas y hemorragias que pueden provocar shock o hasta fallecimiento.

 

4. Prolapso

Hay quienes llevan el fisting y las inserciones al extremo. Algunas veces se puede crear un vacío que, al sacar la mano u objeto, “jale” la pared interna del recto, exponiéndolo al exterior.

Esto ocasiona un ensanchamiento excesivo del orificio anal, lo que puede derivar en una incontinencia fecal. En los casos más graves equiere cirugía para repararlo y puede provocar la muerte por rectorragia. ¿Ya no parece tan erótico, verdad?

 

5. Beso blanco

Aunque parece muy inocente y casual, también tiene sus riesgos. Esta experiencia es más frecuente en tríos, swingers u orgías. Consiste en dejar que el hombre eyacule en tu boca, para luego pasar el semen a la de alguien más, ya sea la propia pareja o un tercero.

El peligro está en que implica no usar ningún tipo de protección y el semen puede ser portador de varias Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), como clamidia, gonorrea, sífilis, virus del papiloma humano o hepatitis B y C. Si alguno tiene heridas expuestas o recientes en la boca, hay más peligro de infección

 

6. Juegos con cera caliente

Derramar algunas gotitas de cera sobre el cuerpo desnudo de la pareja no suena a gran cosa. Sin embargo, algunos tipos de cera pueden calentarse demasiado y causar quemaduras graves. Además, si no tienes cuidado con la distancia puedes quemar la piel de tu pareja con el fuego o el propio calor que desprende la vela.

Mira también: 9 reglas de etiqueta para ir a una orgía y disfrutarla al máximo

Así que evalúa bien si el placer que podrías obtener vale la pena para correr tales riesgos. La mejor protección es tener criterio para decidir bien qué hacemos y con quién lo hacemos.

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Notas relacionadas