skin
skin
LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
Fantasías sexuales

¿Mis fantasías sexuales son "normales"?

Las fantasías son representaciones imaginarias de tus deseos

12/05/2020 | Autor: @20s
Comparte en:

Las fantasías son representaciones imaginarias de tus deseos, estés consciente o no de ellos. Y no te sientas mal, son imágenes universales, es decir, todo el mundo las tiene. Se trata de imágenes, ideas, sentimientos que tu mente crea y que te excitan sexualmente.

Es un hecho que todas las personas, en cuanto se despierta nuestro deseo sexual, fantaseamos y que estas ensoñaciones nos ayudan a descubrir qué nos excita, así como los diferentes niveles de placer que podemos alcanzar. Y no es por nada, pero las chicas tenemos muy buuuuena imaginación, así que deja que tus pensamientos fluyan, total, todo está sucediendo sólo en tu cabeza.

Pero, ¿cómo sé si mis fantasías son normales?

 

Lee también: Qué hacer si tu ex te busca en plena cuarentena

Entendámoslo, las fantasías sexuales son normales, sólo que hay que medirnos bajo ciertos parámetros, los cuales tienen como propósito que nuestras fantasías sean un complemento que enriquezca nuestro placer y no que lo condicione o lo desvíe hacía a algún patrón obsesivo-compulsivo, como en todo, aquí también aplica “Todo con medida, nada con exceso”, y para que te quedes más tranquila aquí está lo que no estaría padre o lo que las haría “anormales”:

• Que prefieras vivir de fantasías a experimentar la vida real, el aquí y el ahora. La imaginación erótica debería ser solo un complemento de tu vida sexual, no el todo.

• Que dependas completamente de ellas para excitarte o alcanzar el orgasmo. Porque entonces si no las tienes, por más malabares que haga tu pareja no vas a sentir nada.

• Si la fantasía te incomoda por su contenido (por ejemplo, la zoofilia) y por más que lo intentas no la puedes dejar de pensar, tal vez sea necesario que consultes a un especialista, pues hay temas muy delicados que comienzan solo en el pensamiento pero que pueden obsesionarte al grado de orillarte a materializarlos poniendo en peligro tu integridad o la de otras personas.

 

Fuera de esto, permítete jugar, imaginar, recrear, crear… 

¡Disfruta tu sexualidad!

Pasión y Sexo, Sexperta

Notas relacionadas