skin
skin
LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
anatomia excitacion y todo lo que necesitas saber sobre el sexo

Excitación, anatomía y todo lo que tienes que saber sobre el sexo

Atrévete a una verdadera experiencia espiritual y placentera durante el acto sexual

04/03/2020 | Autor: @20s
Comparte en:

Te invitamos a tener una verdadera experiencia espiritual y placentera durante el acto sexual, para conseguirlo lo primero que tienes que hacer  es entender cómo funcionan nuestros “engranajes” sexuales, aquí todo a detalle…  

En la época en la que Vatsyayana, el autor del Kamasutra, hizo este compendio sexual, no se sabía nada de las facetas de excitación, de la anatomía sexual y mucho menos de las hormonas, y de cómo éstas últimas influyen en nuestro deseo y goce sexual, por eso ahora aprovecharemos los descubrimientos que se han hecho en torno a ellas para que le saques provecho a cada una de ellas. ¡El plus de tu veintitantos Kamasutra!

Ideas sexuales

El cerebro es definitivamente el órgano sexual más importante, es la torre de control desde donde se mandan todos las señales para hacer del sexo una experiencia tan rica como se quiera. Aprendiendo a “liberar” la mente es posible saborear intensamente desde las caricias hasta los orgasmo pero, por el contrario, cuando en nuestra mente tejemos la idea que el sexo es malo, sucio o incorrecto todo nuestro cuerpo se niega a sentir placer.

Inspírate

Para empezar cambia tu concepto de sexo, sexualidad, erotismo, etc., aquí ya te explicamos cuáles son cada uno.

Lo suyo

  1. Glande: punta del pene, el área más sensible.
  2. Prepucio: piel delgada que cubre la punta.
  3. Frenillo: piel que sujeta al prepucio.
  4. Escroto: “bolsa” que cubre los testículos. 
  5. Meato: abertura en la cabeza del pene.
  6. Uretra: conducto que expulsa la orina y el semen. 
  7. Vejiga: área que almacena la orina.
  8. Próstata: punto G masculino. 
  9. Perineo: área entre testículos y ano.

 

Lo tuyo

  1. Vulva: el conjunto de órganos sexuales externos.
  2. Monte púbico o de Venus: tejido que está sobre el pubis.
  3. Labios mayores: pliegues de piel al lado de la entrada de la vagina.
  4. Labios menores: están en el interior de los mayores.
  5. Clítoris: tejido eréctil femenino.
  6. Perineo: área entre la vulva y el ano.
  7. Ano: extremo exterior del recto. 
  8. Vagina: canal interno de 7,5cm.
  9. Punto G: tejido graso en la pared frontal de la vagina. 
  10. Cérvix o cuello de útero: zona inferior del útero.
  11. Trompas de Falopio: conductos entre el útero y los ovarios.
  12. Ovarios: ambos miden 3 cm de largo por 2 cm de ancho y contienen óvulos.
  13. Óvulos: células sexuales femeninas.

 

anatomia del sexo

 

 

Fases de la respuesta sexual femenina

Excitación: aproximadamente luego de 30 seg. de estimulación sexual placentera aparece la lubricación vaginal, el clítoris se hincha y las paredes vaginales se dilatan y engrosan. Los senos aumentan de tamaño y los pezones se hacen rígidos.

Meseta: ésta es la plataforma para el orgasmo, se da una abertura del cuello del útero y la vagina se expande, aumenta la lubricación.  

Orgasmo: se acumulará la tensión genital provocada por el aflujo de sangre durante la excitación, el orgasmo viene acompañado de contracciones en vagina, útero y músculos pélvicos.

Resolución: el clítoris regresa a su posición normal pasados unos cinco a diez minutos después del orgasmo, el área genital, los pezones y los signos vitales vuelven a sus condiciones normales. Predomina una sensación de relajación.

Fases de la respuesta sexual masculina

Excitación: el pene se erecta, el escroto comienza a engrosarse y los testículos ascienden. Los pezones se hacen rígidos.

Meseta: el glande de agranda ligeramente, aparece un fluido pre-eyaculatorio, puede haber contracción voluntaria del esfínter rectal. El deseo de eyacular se hace inminente.

Orgasmo: hay contracciones en próstata, vesículas seminales, recto y pene, que dan paso a la eyaculación

Resolución: se pierde la mayor parte de la erección del pene, el resto del cuerpo regresa a su estado normal y permanece la sensación de somnolencia.

El juego de las hormonas

Desde que percibimos que un chico nos gusta hasta que estallamos de placer a su lado –durante las relaciones sexuales- se va fabricando un cóctel de hormonas que hacen funcionar a nuestro cuerpo de una manera… digamos más amena y feliz. Checa:

Testosterona: ésta es la base del instinto sexual, tanto en hombres como en mujeres entre más elevado esté el nivel de esta hormona mayor será la frecuencia de pensamientos sexuales, fantasías eróticas y deseo de masturbarse o tener relaciones sexuales.

¡Oh, no!

Las mujeres producimos una cantidad menor de testosterona, que cumple también regula aspectos como humor y sensación de bienestar.

Estrógenos: Particularmente durante el acto sexual, éstos provocan cambios en el moco cervical haciéndolo más penetrable por los espermatozoides, abren el cuello del útero y lo hacen más flexible y el endometrio crece para recibir el óvulo que se implantará en el útero.

 

 

Fiú, fiú

Durante el sexo se produce el doble de estrógenos en el cuerpo lo que ayuda a mantener un cabello brillante y una piel suave.

Serotonina: es la encargada del estado de ánimo, provoca optimismo y es una de las “drogas” ideales que secreta nuestro cuerpo. En estados depresivos se registran niveles bajos de serotonina.

Cómetela

Por si tu cuerpo no produce suficiente serotonina puedes darle una dosis extra comiendo chocolate, moluscos, piña, plátano, ciruela, y nueces.

Endorfinas: esta es la encargada de hacernos sentir placer, cuando nos acercamos al orgasmo el nivel de las endorfinas llega a su punto más alto. La luz solar, el ejercicio, la alimentación y el mismo sexo pueden estimular la secreción de endorfinas.

La mejor medicina

La endorfinas combaten el malestar y disminuyen las sensaciones dolorosas.

Oxitocinas: la presencia de esta hormona parece estar asociada a un nivel mayor de felicidad. Su acción es rápida, de unos segundos y es en parte responsable de las ‘‘subidas’’ de tensión sexual que surgen en el proceso inicial de las caricias amorosas, si los motores se calientan rápido échale la culpa a la oxitocina.

El trabajo “sucio”

Durante el orgasmo las oxitocinas estimula la contracción del útero, lo que ayuda a que el esperma sea succionado por éste y que se produzca así la fecundación.

Feromonas: rigen la actividad sexual. Influyen tanto en los comportamientos instintivos como en pensamientos y actitudes que surgen durante el acto sexual. Las feromonas son responsables de la atracción mutua, provocada por sensaciones a veces subconscientes (olfato, mirada, etc.).

El as bajo la manga

Los efectos de las feromonas son atraer irresistiblemente al sexo opuesto, pero además éstas mejoran la fertilidad ¿será ésta su intención oculta?

Dopamina: se encarga de hacer más intensa la experiencia sexual pues te permite responder a los mensajes sensuales que te envían tus órganos de vista, oído, gusto, tacto y olfato. De modo que se refuerza tu deseo sexual, facilita los orgasmos e incrementa la energía sexual.

Toque extra

Puedes aumentar tu producción de dopamina incluyendo en tu alimentación proteínas como carne roja magra, pollo, pavo, mariscos, tofu y germen de soya.

¿Ya entendiste todo el rollo de dónde se origina el placer? ¡A sacarle provecho a tus conocimientos recién adquiridos!

Pasión y Sexo, Sexperta

Notas relacionadas