skin
skin
LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
Como usar los 5 sentidos en el sexo

Cómo usar los 5 sentidos en la cama

Experimenta con todos tus sentidos

03/03/2020 | Autor: @20s
Comparte en:

Una de las cuatro metas en la vida de los hindúes, cultura en la que el Kamasutra fue escrito, es “el deseo, el placer a través de los cinco sentidos” (kama). Entonces para ellos hacer el amor, uno de los puntos básicos del kama, debe ser algo más que la simple cópula o coito, debe ser un arte y una ciencia de caricias y estímulos. En estas páginas tú también te pondrás esa meta... ¡pon atención!

Miradas de deseo

Sólo para ti: Aunque habemos chicas que no podemos vivir sin un espejo, la verdad es que pocas nos atrevemos a mirarnos de cuerpo entero y desnudo en él. Sin embargo, está puede ser una alternativa para explorar tu potencial erótico.

Cierra tu habitación, enciende la luz y desnúdate. Camina un rato por tu recámara, acostúmbrate a tu cuerpo desnudo, tómate tu tiempo. Una vez que te sientas a gusto sin ropa, párate frente a un espejo –mejor si es grande, para verte de cuerpo completo-, obsérvate, mira tus atributos.

Párate derecha y comienza a repetirte lo sexy que eres. Haz algo que hagas comúnmente frente al espejo, pero esta vez pon atención a tu imagen: úntate crema o péinate. Esta es una manera de perderle el miedo a tu desnudez y ser más desinhibida a la hora de quitarte la ropa con tu amante.

Por último, busca un espejo pequeño y observa tu área genital, con los dedos limpios, abre los pliegues de tu vulva, observa; palpa las distintas zonas y disfruta de las sensaciones que esto te produce.

En pareja: Al hacer el amor en una sala o habitación con espejos lo amantes podrán captar los gestos y movimientos de su pareja, convirtiéndose en una experiencia muy excitante: la dosis extra de sensualidad la aporta el vouyerismo. Aunque en realidad nadie más esté presente. Si te sientes un tanto cohibida al verte al espejo haciendo el amor, puedes probar usando disfraz, una máscara o antifaz que te conviertan en “otra”, más libre y más pasional.

¿Te animas? 

Una estrategia que funciona para elevar la libido es imaginar que estás actuando frente al público, convertirte mentalmente –y si quieres hasta secretamente- en exhibicionista puede llevarte a alcanzar un orgasmo peculiar y delicioso.

También puedes recrear una habitación romántica con algunas velas. Éstas son un símbolo de romance, pues su luz nos invita al relajamiento y a concentrarnos en el momento que estamos viviendo.  

Usar los 5 sentidos en el sexo

 

 

El poder de los aromas

Todas sabemos el poder que puede tener un aroma, basta con recordar el efecto que nos produce oler nuestro perfume favorito o el aroma de nuestro amante para saber que esto cierto. En la naturaleza las feromonas juegan un papel muy importante, el macho detecta que una hembra está en celo, es decir, lista para copular a través de las feromonas que ésta emana durante sus períodos fértiles. De hecho tu chico, se la pasa oliéndote inconscientemente cuando tú estás en tus días de ovulación.  

Sólo para ti: En vaporizadores, preparados para masajes, en baño, en forma de compresas calientes o frías y hasta como enjuagues bucales, las esencias y su poder aromático pueden disparar tu potencial erótico. Toma un baño lento, perfumado y placentero, reúne un kit con aditamentos e ingredientes que estimulen tu olfato; ya sea para ir a dormir, como preámbulo del autoerotismo o de un encuentro con tu pareja. Disfruta de los aromas que te gustan y que éstos sirvan de vehículo para transportarte a un estado donde tu imaginación erótica vuele. Si te preparas para recibir a tu chico, envuélvete en esencias que despierten su deseo, tu calidad como amante subirá unos cuantos peldaños.

En pareja: El Kamasutra asegura: “al principio de la unión sexual, el hombre debe aplicar con su propia mano al cuerpo de la mujer ungüento de sándalo”. Por siglos, el sándalo ha sido un aroma afrodisíaco y evocador de sensualidad, sin embargo, ahora existe una enorme variedad de aromas que estimulan nuestro potencial erótico.

Por otro lado, aunque ahora es muy común el hábito de eliminar o cubrir nuestro olor natural porque creemos que este es sucio, en realidad es una poderosa arma de atracción. Lo que puedes hacer es elegir una fragancia o crema perfumada que no contrarrestre tu esencia, vaya, que no la opaque o la desaparezca. Y nunca seas de las caen en el error de creer que su olor vaginal es sucio, si te aseas diario con jabón neutro y agua, no tienes razón alguna para preocuparte. Sin duda nuestro aroma forma parte de lo que se llama “química del amor”, ya que un galán en potencia puede sentirlo pese a los perfumes, al igual que nosotros hacemos con los olores de él.

Así mismo, el “cuarto del placer”, entre los antiguos hindúes, se perfumaba con flores para incitar el erotismo de la pareja de amantes. Para recrear este espacio, extiende por la cama algunos pétalos de rosa, rodea la cama de flores aromáticas o quema incienso o aceite aromático.

¡Pruébame!

Sólo para ti: Comer por sí mismo es un placer, pero ahora tú puedes transformarlo en un placer erótico. En primer lugar, deja afuera de tu cuarto el pudor o la incredulidad, si ya de entrada la idea se te hace ridícula nunca experimentarás ni una pizca de excitación. Cómprate una botella chica espumoso, frutas jugosas y carnosas, o afrodisíacas: fresas, mangos, naranjas, duraznos, kivi, plátanos… Inspírate en los antiguos platos griegos y romanos. Imagina que eres una emperadora y que este banquete ha sido elaborado por hombres deseosos de estar contigo en la cama. Prueba cada fruto como si degustaras los labios, los dedos, la piel de tu amante (s), hasta puedes ensayar algunos tipos de besos con ellas. Las mejores son el mango, la fresa y el plátano (mejora tu técnica de felación).

En pareja: Generalmente estimulamos las zonas erógenas con las manos o con aditamentos o juguetes sexuales (plumas, telas, etc.); sin embargo, existe una manera más placentera y juguetona de recorrer el cuerpo de nuestro amante (y que él recorra el tuyo, por su puesto): con los labios y la lengua.

Éstos tienen muchísimas terminaciones nerviosas que hacen que la sensación de sentir la piel de alguien que nos excita sea todavía más intensa y provocativa.

Experimenta con diferentes tipos de besos, mordiscos, lamidas, etc., la variedad de caricias será el mejor postre.  

Por otro lado, el Kamasutra sugiere “comer confites, beber jugo fresco de mango… cualquier cosa dulce, suave y pura”. Así que también puedes echar mano de los afrodisíacos y, ofrézcanselos de boca a boca. Una opción más es untar un poco de pulpa de fruta o un alimento apetitoso sobre la piel de tu amante y beberla, chuparla, lamerla… de ahí.    

 

 

Palabras de pasión

Sólo para ti: Aunque el oído es un estímulo súper importante para las mujeres, es paradójico que sea a nosotras a quienes nos cueste más trabajo soltarnos a decir nuestros pensamientos más sexuales. Sin embargo, ‘hablar sucio’ puede volverse un detonante de orgasmos tanto para ti como para tu pareja. Un gran número de nosotras, tiene la secreta fantasía de convertirse en una ‘prosti’-diosa del sexo, que se atreve a todo; y ellos encantados de tener en su cama a una chica mala. Si te gustaría entrarle a las ‘malas’ palabras pero no sabes cómo ¡ensaya! Puedes comenzar imaginándote una situación, si te da pudor pronunciar palabras como c*g*r, m*m*r, etc., agarra al toro por los cuernos y usa precisamente ésas, no al azar sino como parte de lo que quisieras que tu novio te hiciera o tú hacerle.

En pareja: Ya cuando sientas mayor confianza contigo misma, puedes aplicarlas poco a poco con tu chico. Si te cuesta trabajo decirle frases completas, suelta sólo algunas palabras; si de plano elaborarlas te puede hacer perder la concentración, entonces adereza esos momentos describiendo qué te hace sentir, qué te gusta de su cuerpo o qué quieres que te haga, te toque, te bese, te chupe, te lama, etc. Haz de cuenta que estás actuando una escena porno… un poco de diálogo tiene que haber, ¿no?

A veces incluso puedes ser muy sutil y aprovechar los momentos, por ejemplo, él puede darte una nalgada como para probar si te gusta el gesto y tú puedes susurrarle un “más”, “sigue”, “me gusta” o “sí”… ninguna es una palabra sucia, pero seguro te hará sentir así.

Es importante poner atención a la información que nos da nuestro amante entre las pláticas y los preámbulos de ese modo podemos conocer algunos de sus gustos y preferencias.  

Ah, y no olvides que los ‘ruidos’ (gemidos, respiraciones, quejidos, etc.) también cuentan.

Caricias que encienden

Sólo para ti: Los pies posiblemente sean una de las zonas más maltratadas de nuestro cuerpo, por lo que un masaje de pies puede ser sumamente relajante o estimulante. Muchas mujeres sienten cierta aberración por esta parte del cuerpo y aunque los chicos los perciben como sensuales, a muchos les encanta poder besarlos, no todas las chicas se prestan a que les toquen los pies. Si tú eres una de ella puedes enamorándote de tus pies cuidándolos y consintiéndolos más. Aplícales todos los días una crema humectante y, de vez en cuando, realízate este masaje: haz movimientos envolventes con las dos manos, mientras haces presiones con los dedos sobre la planta del pie. Masajea el espacio que hay entre los dedos y girarlos suavemente. Con estos sencillos movimientos notarás su efecto beneficioso. Termina masajeando toda la planta de los pies, recuerda que según la reflexología, las plantas de los pies representan de forma refleja todas y cada una de las partes de nuestro cuerpo. Así que además de descanso puedes obtener estimulación de las zonas erógenas que te dejaran con una verdadera sensación de placer.

En pareja: El Kamasutra da mucha importancia al toque y al abrazo como forma de intimidad de la pareja, ya que a través de éstos podemos expresar múltiples sentimientos y deseos; por ello, contempla diferentes formas de caricias que pueden ocurrir antes, durante y hasta después del acto sexual.

Ya que un el abrazo es parte fundamental en la intimidad de aquellas personas que lo dan o lo reciben, el Kamasutra propone algunas opciones, entre ellas: El Entrelazamiento de la Trepadora: escala a tu chico como si fueras una planta trepadora. "Cuando una mujer, sujetándose al hombre como una planta que se entrelaza a un árbol, baja la cabeza del compañero en dirección a la suya con la idea de besarlo y delicadamente le sopla sut sut (sonidos indescriptibles por palabras), abrazándolo con intensidad y mirándolo de forma muy tierna”.

Esta forma de “abrazo” expresa deseo de contacto íntimo, nada más incitante para un hombre que sentir que su pareja necesita y desea ese contacto. ¡Inténtalo, te encantarán los resultados!

Sola o acompañada, no desatiendas a cada uno de tus cinco sentidos, si vives el placer sexual a través de ellos tus sesiones pasionales serán verdaderamente una “experiencia religiosa”.

Pasión y Sexo, Sexperta

Notas relacionadas