skin
skin
LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
Ansiosexualidad estres domina vida sexual

Ansiosexualidad: cuando el estrés domina tu vida sexual

Dicen que tener sexo ayuda a relajarse, pero ¿qué pasa si es justo la intimidad lo que te provoca ansiedad?

15/11/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Está comprobado que tener sexo es excelente para aliviar el estrés. Sin embargo, para algunas personas la intimidad es justo el factor que les dispara la ansiedad. Esto se conoce como ansiosexualidad, un padecimiento recién descubierto que está arruinando la vida íntima de muchos.

Hay quienes sienten mayor deseo sexual cuando están estresados, pero otros se bloquean, entrando en períodos de celibato temporal en épocas de estrés, lo que significa alejarse de toda situación erótica.

“Algunas personas no llevan el estrés tan bien como otras, así como otras personas tienen una personalidad más neurótica. Es posible que el estrés tenga un efecto particularmente grande en su vida sexual porque para ellos no es tan fácil apagar sus efectos”, explicó el doctor Justin Lehmiller, un investigador del Kensey Institute, a GQ USA.

 

 

 

Un estudio en los años 90 determinó que el deseo aumentaba tanto en hombres como en mujeres casadas durante momentos difíciles. Pero la misma investigación determinó que las mujeres tendían a tener experiencias más negativas que los hombres.

En el 2012, otro estudio admitió que era beneficioso tener relaciones en momentos de ansiedad. Sin embargo, el estrés solo se podía aliviar solo cuando ambos estaban felices con la frecuencia y la calidad del sexo.

“El sexo alivia el estrés de los participantes si ‘sexo’ se define como una penetración precedida por 40 minutos de preliminares entusiastas, y si ‘estrés’ se limita al que no es crónico, con factores estresantes no relacionados con su relación con su actual pareja”, comentó una de las mujeres analizadas.

¿Cómo se manifiesta la ansiosexualidad?

Esta patología suele darse con más frecuencia antes de las primeras relaciones sexuales y en personas adultas después de un periodo de inactividad sexual o de cambio de pareja.

Lo que ocurre es un ataque de nerviosismo y ansiedad ante la posibilidad del contacto sexual. Esto ocurre aunque te sientas sumamente atraída por una persona o aunque ya hayan tenido sexo antes. Incluso puede ocurrir entre parejas que llevan años juntas.

Cuando se trata de una nueva pareja puede ser por el miedo a no cubrir las expectativas del otro, inseguridad o incertidumbre. También puede ser que la persona padezca ansiedad por factores laborales, familiares, económicos, etc., y éste interfiera con su deseo sexual.

Entonces se vuelve un círculo vicioso: las interacciones sexuales te generan ansiedad, lo que evita que recurras al sexo en pareja para aliviar el estrés. Hay quienes optan la masturbación como método para liberar tensión.

 

 

 

Entonces, ¿cómo salir de éste trastorno?

Las formas de salir de la ansiosexualidad son muy subjetivas y dependen de cada individuo. Ésta es más difícil de combatir que una sequía sexual, donde simplemente puedes buscar a alguien para echar pasión y así romper el celibato.

Según los especialistas, para quienes padecen ansiosexualidad lo mejor es combatir primero el estrés antes de lanzarse a la cama.

“Para algunas personas es mejor esperar, porque el sexo tiene el potencial de agravar el estrés que están sufriendo. Por ejemplo, si comienzas a tener sexo y te das cuenta de que estás muy distraído, tanto que tienes dificultades para desempeñar tu función, puede hacer que, al final, te sientas todavía peor”, agregó el doctor.

Mira también: ¿Por qué tenemos menos sexo que nunca? Aquí 8 razones

También cabe distinguir entre sufrir altos niveles de estrés y padecer un cuadro de ansiedad. Lo primero se puede manejar con meditación, yoga, ejercicio, flores de Bach o un masaje, pero lo segundo requiere consultar a un experto que diagnostique y te ayude a manejar la ansiedad.

Si notas que tu ansiosexualidad ya duró mucho y no puedes controlarla, no dudes en platicar con un psicólogo, psiquiatra o sexólogo. Tu salud mental y sexual pueden depender de ello.

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Notas relacionadas