skin
skin
LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
Posiciones kamasutra japones placer

10 posiciones del Kamasutra Japonés para romper con la rutina sexual

Conoce estas técnicas de placer orgásmico y renueva tu repertorio en la cama

29/11/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Si le quieres dar un giro súper interesante y placentero a tu repertorio sexual, tienes que conocer el Kamasutra Japonés. Aquí seleccionamos 11 posiciones sexuales que prometen mucho placer con pocas complicaciones.

Según Tantra Touch, el llamado Shijūhatte consta de 48 posiciones sexuales inspiradas en las técnicas de los luchadores de sumo. Aunque suene muy rudo, en realidad son posturas súper eróticas, placenteras y no tan complicadas de realizar.

Toma nota para que las pongas en práctica:

1. Karatakewari o “descanso de bambú”

Muy parecida al Misionero, es una posición muy relajada y cómoda. La mujer se recuesta boca arriba con las piernas extendidas y cerradas, mientras el hombre se coloca encima. El resultado es una penetración con el máximo de roce vaginal y el clítoris, ya que éste se frota contra la pelvis de tu amante.

Una variante es rodear con las piernas la cintura de tu pareja, tal como lo haría un panda en una rama de bambú.

 

2. Hiyodorisakaotoshi o “cayendo del precipicio”

¡Es el nivel máster de la Carretilla! Para esta posición, la mujer debe estar boca abajo, con los brazos bien apoyados en la cama. El hombre debe levantarle las piernas y colocarlas sobre sus hombros. Él es quien lleva el control y el ritmo de la penetración, ¡solo déjate llevar!

3. Oshiguruma o “coche empujado”

La chica se coloca en cuatro al borde de la cama, como si fuera  la posición del Perrito, y le debe estar de pie. Estando bien apoyada en tus antebrazos, debes elevar tus piernas para que él las sostenga a la altura de su cadera y comience la acción.

4. Darumagaeshi o “polaco”

La mujer debe acostarse boca arriba y levantar su cadera, mientras el hombre la sujeta por las piernas y la mantiene suspendida en el aire. Así, la penetración resulta más profunda y podrá alcanzar tu Punto G fácilmente.

5. Kakaedori o “sosteniendo el pájaro”

El hombre debe estar de rodillas con las piernas entrecerradas mientras la mujer se sienta sobre él con los brazos abiertos, permitiendo que él la sostenga por las axilas para subirla y bajarla rítmicamente.

6. Midarebotan o “la flor de peonía”

Tu pareja se sienta con las piernas estiradas, si lo desea puede recargarse para estar más cómodo. Entonces la mujer se coloca de espaldas sobre su regazo, con las piernas flexionadas y ligeramente abiertas, y recargada contra su pecho. Esta posición ofrece total profundidad y mucho movimiento, así que cuida de no lastimar su pene. Es muy parecida a la Vaquera Invertida, pero mucho más cómoda para ambos.

 

7. Rihi-shirazu o “rico”

Tal como su nombre lo dice, esta postura es de-li-cio-sa. Consiste en que la mujer se recueste sobre la cama y doble las piernas colocando las plantas de los pies sobre la cadera o pecho de su pareja. El hombre debe sostener sus rodillas para realizar los movimientos.

Esta posición permite cualquier tipo de penetración, pero se recomienda mucho para sexo anal, pues que la elevación de cadera lo facilita. Una variante para los más avanzados es colocarse en la misma postura pero con ella recargada sobre una pared y el hombre de pie, ¡todo un reto!

8. Daki-age o “abrazando”

Si quieres estimular el punto G al máximo, esta es tu opción. Para realizarla el hombre debe estar arrodillado y ella debe colocarse boca abajo sobre su regazo, con las piernas abiertas a cada lado. El hombre carga las piernas de la chica tomándola de los muslos y las rodillas, y solo deben coordinar sus movimientos para llegar a un orgasmo explosivo. 

9. Ukibashi o “puente flotante”

La mujer se recuesta de lado, con las piernas encogidas hasta el pecho, mientras él se pone de rodillas para entrar desde la retaguardia. Al estar de lado, tu pareja tiene mejor acceso para estimular tus senos y clítoris, ¡al mismo tiempo!

10. Hokakechausu o “molino de té”

Si te gusta la posición de vaquera, esta te encantará. El hombre se sienta en la cama con las piernas estiradas, mientras la mujer se coloca sobre su regazo dándole la espalda, con las manos apoyadas en la cama. Así puedes regular la velocidad e intensidad de la penetración.

Mira también: Prolonga el placer con meditación orgásmica

Ahora, ¿qué tal una noche de sushi, sake y kamasutra japonés? ¡Les va a encantar!

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Notas relacionadas