skin
skin
LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Sexo para tímidas: cómo pedirle lo que quieres en la cama

Sexo para tímidas: cómo pedirle lo que quieres en la cama

Dile adiós a las inhibiciones y atrévete a disfrutar. No te arrepentirás.

08/08/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

A algunas chicas se les da de forma natural decirle a su pareja lo que les gusta o no en el sexo, pero para las más tímidas es un auténtico reto. Por eso aquí van algunos tips para superar la pena y pedirle lo que quieres en la cama.

 

 

 

Si se te traba la lengua cada vez que quieres pedirle algo en la intimidad, checa estos consejos:

 

1. No necesitas palabras

Concéntrate en tu respiración, gemidos y gestos, eso le dirá si va bien o no. Es como jugar “adivina con mímica”, pero más candente. Si va por buen camino, puedes respirar más fuerte y profundo, soltar uno que otro “¡ahhhh!” o morderte el labio mientras cierras los ojos. Él sabrá que lo estás gozando y hará todo por conseguir esa reacción. Y si algo no te gusta o no te hace sentir suficiente placer, haz justo lo contrario.

 

También: 10 cosas que ellos secretamente quieren que hagas en la cama

 

2. Guíalo discretamente

No necesitas darle instrucciones verbales para que sepa dónde poner sus manos, boca y otras partes del cuerpo, solo guíalo con las tuyas o acomoda tu cuerpo justo donde quieres que él esté. Es decir, si te está besando apasionadamente y de pronto le das la espalda sin despegarte de su cuerpo, él entenderá perfecto que quieres que te bese el cuello, toque tus senos y se frote contra tu trasero, ¡no hay pierde!

 

 

 
 

3. Dale pistas concretas

Si no te atreves a decirle de frente lo que se te antoja, podrías iniciar una conversación muy casual tipo “estaba viendo una película donde el protagonista le hacía tal cosa a la chica, y se me hizo interesante”. También podrías mandarle un link porno “por error” y así poner el tema sobre la mesa, o mejor dicho, sobre la cama.

 

También: 13 sexis mensajes de texto para encender a tu galán

 

Y lo más importante: No finjas orgasmos. Si alguna vez lo has hecho, es momento de parar, porque esto resulta contraproducente. Si estallas en gritos y gemidos cada vez que tienen sexo, sin sentirlo realmente, sólo le estás haciendo creer que va bien y te gusta lo que hace, pero eso no mejora la calidad de su intimidad ni te da lo que necesitas.

 
 
Pasión y Sexo, Sexperta

Notas relacionadas