skin
skin
LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

LaBocaCoqueta | Veintitantos
Placer oral

Placer oral

Lecciones de sexo oral

02/09/2016 | Autor: LaBocaCoqueta
Comparte en:

 

Esta semana te presento la viñeta Dirty talk, en ella el lado sexy del lenguaje juega un papel muy importante.

Y ya que estamos hablando de lo sexy que pueden ser el lenguaje, otra que no se queda atrás es la lengua, pues su poder erótico es monumental. No hay nada que me guste más que sentir una lengua educada en mi clítoris; degustándolo a placer. Para mí el sexo oral es la cereza del pastel, una cereza que puedo comerme al principio o al final, eso no importa, ya que el orden de los factores no altera el producto.

Aun así el sexo oral genera mucho debate, que si te da pena recibirlo, que si a él le gusta demasiado, que las estrellas porno nos dejan una tarea difícil de copiar… en fin, pareciera que, en realidad, el sexo oral en lugar de darnos placer, nos da mucho en qué pensar.

Placer oral

 

Pero eso va a cambiar a partir de ahora, esta es una guía para disfrutarlo de principio a fin:

SI TÚ LO HACES

1. No es anti higiénico. Hay quienes piensan que lamer o que introducir un miembro en la boca los va a llevar al hospital pero mientras tengas suficientes condones a la mano y la seguridad de que estás con una persona en la que confías, con la que has hablado de su historial de salud sexual, no tendría porqué haber problema. Respecto a que es una práctica sucia, bueno, nuestra boca tiene muchas más bacterias que nuestros genitales, así que mejor usa tu lado obsesivo por la limpieza para tu depa.

2. Piérdele el miedo al pene. O agárrale… el gusto, ésta es otra idea que tenemos en la cabeza que los penes son feos, tal vez no es la parte más agraciada del cuerpo pero ¿te digo algo?, estas ideas son preconcepciones mentales, si dentro de tu cabeza existe esa idea, claro que va a ser un poco difícil que veas con buenos ojos el miembro de tu chico. Yo que tú mejor iba borrando esa información de mi mente, porque lo único que hace es impedir que disfrutes.

3. No es necesario imitar a las actrices porno. A ellas les pagan por aparentar que disfrutan introduciendo el pene hasta sus pulmones. Digo, sí, está rico jugar a meterlo hasta la garganta, pero recuerda que este punto es más bien cuestión de gustos, de tolerancia, de experiencia y, claro, del tamaño del pene en cuestión.

4. Déjate llevar por tu excitación. Como todo en el sexo, si no estás excitada o concentrada en el placer, difícilmente gozarás. No es tan complicado dejarse llevar, sólo tienes que apartar cualquier pensamiento anti sexy de tu cabeza, al contrario, permítete fantasear, tocar su cuerpo o el tuyo mientras tu boca se apodera de su pene, usen condones de sabores o, mejor aún, ponle algo de chocolate líquido, crema batida, helado… de esta forma tu excitación irá en aumento y la experiencia te dejará un muy buen sabor de boca.

SI TE LO HACEN

1. Relájate, tu olor les fascina. Así como tuviste que trabajar ciertos temas para hacer sexo oral, el coco de las mujeres es que a muchas les da pena que su pareja les haga sexo oral porque ya se creyeron el cuento de que nuestro olor, el olor sui generis de nuestros genitales, es desagradable, pero si así fuera ¿por qué rayos entonces todos los chicos se pegan como imán al metal en nuestro vello púbico o por qué les gusta que nos sentemos en sus rostros? Sin duda, las que tienen un problema con el olor somos nosotras no ellos. Yo soy de la idea de que nos quitemos esas telarañas de la cabeza de una vez por todas, ¿me apoyas?

2. Tienes un órgano dotado para el placer. El clítoris es un órgano mucho más grande de lo que imaginas, mide casi lo que mide un pene promedio, lo que pasa es que nosotras sólo vemos la puntita del iceberg, Aquí te dejo una imagen para que conozcas su estructura y te quede un poco más claro el por qué nuestros espasmos orgásmicos tienen esa onda expansiva. Al igual que el pene, el clítoris posee un cuerpo, un glande y los famosos cuerpos cavernosos.

3. Pídele que vaya despacio. Lo ideal es que las caricias orales que recibas deben obedecer un ritmo, primero lento y después poco a poco subir la intensidad, tanto en la velocidad como en el tipo de caricias. Si empieza muy brusco, detenle e indícale tu cadencia, recuerda que es tu placer el que está en juego.

4. Obtén más estimulación. Una fórmula infalible para incrementar el placer es no ser pasivas, si él está lamiendo tu clítoris toca tus senos, tus pezones o dile a él que lo haga, así como también podrías solicitar una mano amiga, con sus dedos que te estimule el ano o, bien, que los introduzca en tu vagina. Cuando estés cerca del orgasmo, la doble estimulación acelerará el proceso e intensificará tus sensaciones.

Pasión y Sexo, Placer, Sexo Oral

Notas relacionadas