skin
skin
LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock

Peligros de tener sexo en la alberca

No todo es placer bajo el agua

14/01/2016 | Autor: Alejandra Vidal
Comparte en:
Dejar fluir la pasión dentro de una piscina es una práctica sexual que muchas hemos querido desafiar; y se vale hacerlo, pero conscientes de sus riesgos.
 
Así que si vas a sumergirte en esta húmeda situación, checa los peligros a los que puedes estar expuesta.
 
Infecciones. Ya sea que estés en una alberca, playa, o en un jacuzzi, es importante que estén enterada de las miles de bacterias que se encuentran en ellas, así que entrar entrar en con estos microorganismos puede derivar una serie de infecciones.
 
 
Embarazo no deseado. Se puede llegar a pensar que por el hecho de estar en contacto con el agua, los espermatozoides 'pierdan su poder' y no se llegue a la fecundación; sin embargo, es totalmente falso. ¡Usa protección!
 

 

 
Enfermedades de transmisión sexual. El agua TAMPOCO absorbe, elimina o disminuye la posibilidad de contraer alguna de ellas. Recuerda que la única manera de prevenir este tipo de contagios es usando métodos de barrera como el condón.
 
Lesiones. Aunque parece el escenario perfecto para hacer circo, maroma y teatro presumiendo todas las posiciones de #Sexperta que conocemos, es muy fácil perder el equilibrio por la inestabilidad del agua. ¡Ten mucho cuidado!
 
¡Cachada por exhibicionista! Si decides hacerlo en una playa donde tienes a muchas personas alrededor, o en una alberca pública, ¡aguas! Te puedes convertir en el próximo video viral que veas en redes sociales.
 
 
Rozaduras. Pensar que el agua puede llegar a funcionar como lubricante sexual es un error. Estar bajo este líquido no debe ser motivo para saltarte los premilimares. De hecho, el agua de mar provoca resequedad, todo lo contrario  a una buena lubricación que permita la placentera entrada del miembro de tu pareja.
 
¡Que este húmedo placer no te traiga consecuencias!
Pasión y Sexo, Placer, Sexo Coital

Notas relacionadas