skin
skin
LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock

Cómo llegar al orgasmo

Sólo necesitas un poco de concentración

03/07/2015 | Autor: Patricia Keade
Comparte en:

El sexo es uno de los mejores placeres de la vida y de ahí que todo el mundo lo vea como un gran acto y en las películas siempre sea retratado con un momento mágico entre dos seres que se aman… ¿pero qué pasa si después de varios años de noviazgo o matrimonio llegar al clímax te cuesta más y más?
 
Y no precisamente porque tu pareja no sea bueno, sino porque por más besos y caricias que te dé tu mente parece estar en otro planeta y no conectado a tu cuerpo… sí todo pasa por tu cabeza, desde tu día en el trabajo, las compras que te hicieron falta hacer, la ropa que tienes que lavar o hasta en qué se quedó tu serie favorita… Incluso algunas veces sólo quieres que todo termine para que puedas seguir con tus actividades.
 
Pero tranquila, esto es más común de lo que imaginas y muchas mujeres pasan por esto, sin embargo, esto definitivamente rompe con esa magia sexual que deberíamos estar experimentando, así que no debemos dejar que pasen con frecuencia, porque a la larga podrían dañar tu relación, ya que terminarás viendo el sexo como un simple requerimiento.
 
Para poder concentrarte debes tratar de hacerlo siempre que tengas ganas y no solamente porque hace varios días que no tienen acción. También evita tener relaciones sexuales cuando tienes sueño, pues esto hará que tu mente no esté conectada con tu cuerpo.
 
Una vez que ya decidiste hacerlo, concéntrate en sus caricias, si no las hace, dile que lo haga, pero tú también recorre y disfruta de su cuerpo con las yemas de tus dedos. Si en algún momento te sorprendes pensando en otra cosa, de inmediato elimina las ideas de tu mente y piensa en las cosas que te excitan.
 
Recuerda los momentos en los que has estado con más energía o en alguna película que haya despertado tu libido. También recurre a sus besos, hay muchas posiciones que te permiten estar cara a cara para poder besarse y transmitirse esos fuertes deseos. Si por alguna razón ni esto ayuda, cambia de posición, jamás estés en una que no te haga sentir cómoda, porque esto también afecta.

Pasión y Sexo, Placer, Orgasmos

Notas relacionadas