LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
El nuevo apodo de Meghan Markle delata cuánto la odian sus empleados

El nuevo apodo de Meghan Markle delata cuánto la odian sus empleados

El personal de la nueva residencia de la duquesa no está nada contento con su llegada

16/04/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Aunque está a días de dar a luz, Meghan Markle no deja de causar polémica con sus exigencias. La duquesa de Sussex tomó una decisión que molestó mucho a los empleados de su nueva casa, y ellos le respondieron poniéndole un nuevo apodo.

Ahora que vivirá en Frogmore Cottage, Windsor, la esposa del príncipe Harry ordenó eliminar los estacionamientos para trabajadores, según reveló el medio británico The Sun.

La duquesa cuenta con el apoyo de su marido, pero obvio no con el del personal de la propiedad, quienes llevan años estacionándose en el lugar. Según el mismo medio, el viejo estacionamiento tiene vista a su nuevo hogar, y eso no le gusta a Markle.

 

Por este decreto, los empleados de Harry y Meghan ahora tendrán que dejar sus autos en el nuevo estacionamiento público King Edward VII. Para usar el espacio deberán pagar £10 libras esterlinas al día, es decir, unos $250 pesos mexicanos, y está bastante alejado de su lugar de trabajo.

El trayecto entre el nuevo estacionamiento y Frogmore Cottage es de unos 40 minutos, ya sea a pie o en transporte público.

Meghan Markle patio

Fuente: Google Maps

 

Además de estacionarse, el personal también utilizaba el lugar para jugar golf, cricket y otras actividades, las cuales ya no podrán llevarse a cabo antes pedir permiso al Superintendente de Windsor para usar las instalaciones.

Por supuesto, los trabajadores están furiosos y le han puesto a Meghan un nuevo sobrenombre: NIMBY. Pero, ¿qué significa?

NIMBY sería la abreviatura de “Not in Meghan’s Back Yard”, es decir, “No en el patio trasero de Meghan”.

 

Por supuesto, este no es el primer apodo de la duquesa de 37 años. Hace solo un par de semanas trascendió que el personal del Palacio de Kensington la llamaba “Me-Gain”, un juego de palabras que podría traducirse como “yo gano”, haciendo alusión a su fama de mujer ambiciosa y a la frase del príncipe Harry: “Lo que Meghan Quiere, lo tiene”.

Antes de eso, los trabajadores le apodaban “la duquesa difícil” y se supo que el príncipe Felipe, rey consorte de la reina Isabel II, ha dicho que “es una víbora”.

Mira también: Amiga de Meghan Markle reveló el sexo del bebé real sin querer

Quizá son las hormonas del embarazo o tal vez el acoso de los medios lo que tiene a Meghan Markle tan paranoica, al grado de negarles a sus empleados un lugar de estacionamiento solo porque desde ahí se ve su casa.

Lo cierto es que los rumores y quejas sobre su mala actitud no paran, ¡y no lleva ni un año como royal!

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Noticias, Famosos

Notas relacionadas