LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

YouQueen

El rincón de los libros: 'Ochenta melodías de pasión en azul'

La candente historia continúa

11/10/2015 | Autor: Lilith Arana
Comparte en:
El frío sigue y se pondrá peor, pero qué bueno que existe el chocolate y los bombones y el café. Y qué mejor por el sexo y por todas aquellas que se dejan vivir todo lo que deseen y hasta donde su fantasía se los permita y así, quitar el frío.
 
¿Por qué leer Ochenta Melodías de pasión en Azul?
 
Maeva
 
En primer lugar, porque es la segunda parte de Ochenta melodías en amarillo, que fue el libro de la semana pasada y que definitivamente les tenía que recomendar porque cómo iba yo a dejarlas con la duda… Si es una novela erótica muy buena en verdad, espero que obvio por lo menos ya hayan comenzado a leer el primer libro, porque seguramente, van a querer correr por el siguiente.
 
Porque los conciertos siguen y van subiendo cada vez más de tono, ahora, Summer ha descubierto lo que realmente le gusta, ha estado jugando a ser alguien más que la simple interprete de melodías con un violín. Y ahora los juegos suben más el tono. Su amante, Dominik, quien la ha podido someter a su antojo, y ella vivirán experiencias aún más divertidas, candentes y maravillosas,  entre ellas shows al rojo vivo, intercambios de pareja y má
 
Porque ahora la historia que sigue es precisamente, un deseo que va in crescendo, es la invitación a un juego mucho más arriesgado. Dominik por fin decide ir a vivir a New York con ella, con la mujer que le ha robado más que el sueño y largas noches de placer, pero Summer ahora quiere más y su sueño de formalizar esa relación tendrá que esperar.
 
Porque como es la necesidad de todo ser humano, siempre queremos más y así como nosotras queremos saber más de la historia, la protagonista de esta historia quiere más, entre su nueva propuesta por seguir como una solista y la llegada de un personaje del pasado, harán que ella esté envuelta en gratificantes momentos de placer.
 
Cómo hacer caso omiso a lo siguiente: “Estábamos en Nueva York, ya llegaba el Otoño y Dominik estaba dentro de mí y la música de sus movimientos puntuaba la ruda manera en que sus dedos jugaban con mis nalgas. En ese instante sí era muy feliz.  Sin pensar en mañana, sin pensar en ayer. Ojalá el tiempo pudiera detenerse y que aquello no cambiará nunca, nunca”.
 
¿Quieres saber si los amantes se olvidan?, ¿Hasta dónde llega el juego de la seducción?, ¿Puedes mantener la relación sentimental? Summer, Dominik y sus más allegados amantes nos lo hacen saber en estas Ochenta melodías de pasión en azul,  que muy pronto pasarán a ser en tono rojo. No te pierdas la última novela de esta candente trilogía.
 
Para escuchar con tu lectura:
 
 
Noticias, Entretenimiento

Notas relacionadas