LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock

El rincón de los libros: 'Ochenta melodías de pasión en amarillo'

Una sensual historia para olvidarte del frío

04/10/2015 | Autor: Lilith Arana
Comparte en:

El clima cambió en sólo unas semanas. Prácticamente, pasamos del verano al invierno, porque el otoño ni lo vi. ¿Lo sintieron como yo? Frío, frío y más frío. Y es que, así es la vida, todo cambia, justo termino de escribir este renglón y digo ‘adiós’, lo pasado, pasado.

Por eso, el libro que esta semana recomiendo les quitará todo el frío que puedan sentir, ni se van a acordar, precisamente porque el buen erotismo puede hacer que la sangre fluya y comience a subir la temperatura.

¿Por qué leer Ochenta melodías de pasión en amarillo?

Maeva

“Y me encontró tumbada en el suelo de madera del cuarto de estar, desnuda, con el concierto sonando todo lo alto que permite su sistema de sonido envolvente. A todo volumen “, por eso es que tienen que leerlo, imaginen si así comienza la novela, lo mejor está por ocurrir; incitante, excitante, una lectura llena de sorpresas.

¿Porque cómo puede una violinista, tras la pérdida accidental de su violín, cambiar 100% su vida? Summer, nuestra protagonista acepta una proposición muy extraña: alguien llamado Dominik, le promete un fabuloso regalo, con la condición de que toque para él, en privado y todo sucede muy rápido, la atracción entre los dos es inmediata y su intensa conexión los llevará a explorar deseos oscuros e inconfesables.

Porque las Ochenta melodías de pasión en amarillo se van trasformando en cada vez más fuertes y excitantes, hasta llegar al color rojo. En sus encuentros, Dominik, un sadomasoquista de primer nivel, aprovecha que la inocente summer es una candidata a ser la sumisa perfecta y consigue que ella se deje envolver en los excitantes juegos que él puede enseñarle.

La novela, en verdad, te hace querer tener un amante asi, vivir historias como las que cuenta Summer; cada encuentro se vuelve más interesante y ella se da cuenta que hay algo dentro de sí que siempre estuvo ahí escondido, una fiebre que necesita apagar y sólo ese nuevo compañero sexual podrá hacerle entender y, sobre todo, enseñarle el camino que ella quiere explorar.

Para estos fríos, lo que necesitamos es subir la presión de la sangre y calentarnos un poquito más de lo habitual.

Para escuchar con tu lectura:

Noticias, Entretenimiento

Notas relacionadas