LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock

El rincón de los libros: 'Mujercitas'

Un clásico vital

25/10/2015 | Autor: Lilith Arana
Comparte en:
La mayoría de las veces, les he sugerido libros que durante la semana voy recordando. Sin embargo, esta semana quiero sugerirles un clásico en toda la extensión de la palabra, del cual me acordé cuando mi amiga Oly lo mencionó. "Aún en estas épocas modernas, se aprende de esos clásicos". ¿Será?
 
¿Por qué leer 'Mujercitas'?
 
En primer lugar, porque el clima está justo para recordar esta novela maravillosa, que además se suscita en la época venidera de tomar ponche, chocolate caliente y sentarse a leer un buen libro. Quien tenga chimenea, frente a ella, si no, de cualquier manera seguro van a disfrutar la historia. Y es que fue así como yo me imaginé la lectura, recordando a Meg, Jo, Beth y Amy. 
 
Porque, seguramente, han visto la película o, en su momento, la serie ambas muy buenas.
 
Porque la historia comienza en una casa con cuatro chicas adolescentes, su madre y una tía muy querida, de posición social importate. En la espera de que el padare vuelva de la Guerra, Marmee (la mamá de estas chicas) hace de todo porque estén bien física y moralmente, así como lo posible para mantenerlas en una buena posición social. Y es su tía, la querida Sra. March, quien tomará por mucho el control para que eso suceda. 
 
Porque pueden disfrutar muchísimo la lectura. Jo, quien es un torbellino de energía, ingeniando de todo para que sus hermanas, su madre y su tía no se la pasen nada mal. Con Meg, la más formal y responsable, porque al ser la más grande de todas (aunque es una pequeña adolescente), tiende a ser muy intensa y tomarse todo muy a pecho. Conocerán una parte muy sensible de todas las mujeres al saber de la frágil pianista Beth; además, gracias a ella, existe una historia romántica y maravillosa de amor gracias a su piano. Por último, está la romántica Amy, quien con sus ocurrencias del paso entre niña-adolescente, mantiene a toda su familia siempre ocupada y al pendiente de ella.  
 
Porque toda la historia tiene diferentes matices, desde intelectuales, románticos, graciosos y hasta muy tristes, pero con el paso de los años, las hermanas comparten algunos de sus recuerdos muy queridos y terminan valorando y apreciando las mejores cosas de la vida. 
 
 MADAME DE BEAUVOIR DIJO:
 
«Hay un libro en el que creí ver reflejado mi futuro: “Mujercitas, de Louisa May Alcott... Yo quería a toda costa ser Jo, la intelectual. Compartía con ella el rechazo a las tareas domésticas y el amor por los libros. Jo escribía, y para imitarla empecé mis primeros cuentos cortos».
Simone de Beauvoir, Memorias de una joven formal.
 
 
 
Noticias, Entretenimiento