LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

El rincón de los libros: El diario de una niña bien

¡O sea, es para ti!

27/12/2015 | Autor: Lilith Ameretat
Comparte en:
Si ya es difícil conseguir marido en estos días (no de Navidad obvio), si no en los días en los que vivimos, donde no se quieren comprometer, nadie ni ellos ni ellas, es demasiado cargar con algo así. Pero si te acabas de divorciar y además eres una niña fresa, bien, ¿Cómo haces para conseguir marido, por segunda ocasión?
 
¿Por qué leer El Diario de una niña bien?
 
Porque es un relato que escribe Ximena de la Macorra muy ocurrente ella, divertidísimo retrato de una clase social llena de mirreyes y de ladies, ella, da vida al personaje que aquí conoceremos, una chica de alta clase social mexicana, la cual  está al margen de la realidad que vive el país, donde las peores preocupaciones son:  buscar marido, por segunda vez, porque el primero era gay, ir de compras y al teatro en Londres.
 
Porque leyendo este diario puedes saber todas las horribles cosas que tiene que pasar una niña súper fresa en esta vida, sobre todo en la ciudad de México, dónde hay mercaditos llamados tianguis, donde encuentras de todo, pero que tienes que convivir con gente que, bueno ni modo,  también va a los tianguis o lo difícil que es para la niña bien subirse al metro o ir a la cruz roja o peor aún, conocer un lugar llamado La Villa.
 
Porque Ximena de la Macorra la protagonista de esta fabulosa novela, pertenece a  una de las mejores familias de México, su papá es un político muy importante  (Obvio del Pri). Creció muy bien educada por las monjas en El Regina y por convivir con sus chachas, ella sabe que la palabra no es políticamente correcta, pero ella la utiliza de manera afectiva bajo el argumento de “¡pero si las tratamos bien!, son como de la familia”. Ximena sueña con una nación donde los políticos puedan parecerse a George Clooney o bueno de perdis que todos sean como Mancera, que las calles dejen de tener baches. 
 
Porque ni modo de no leerla después de todo, cuando su terapeuta holístico le recomendó escribir ese diario, solo fue con un solo objetivo, que Ximena fuera feliz, además ella le dio un segundo objetivo, al terminar su Diario, lo único que quería era, publicarlo para dejar constancia que  solo quiere dos cosas: lo mejor para los mexicanos y a un hombre que cumpla con sus expectativas y si no , por lo menos que sea hombre, hombre. 
 
Noticias, Entretenimiento

Notas relacionadas