LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Wardrobe supplies
Cómo cuidar tus zapatos según el material

Cómo cuidar tus zapatos según su material

Aprende a cuidar tus zapatos

17/05/2016 | Autor: @Revista20s
Comparte en:

Los zapatos no tienen la culpa de ser reemplazados cada mes, es la forma en que las cuidamos... O no, la que tiene todo que ver con que estemos a punto de declararnos en banca rota.

Te compartimos algunos tips básicos para darles el mayor tiempo de vida a tu par favorito según el material y que seguro tu cartera amará.

 

1. Ante. Son el tipo de material más complicado que existe, pero son tan hermosos que todas por lo menos tenemos un par. Si ese par de ante no ha sido del clóset en años por las manchas te recomendamos que corras a comprar una dotación de borradores mágicos, son esponjas blancas que encuentras en cualquier supermercado, se humedece y se frota suavemente sobre la mancha. Ojo, es frotar no tallar. Puedes agregar un poco de jabón neutro, pero sólo la espuma.

 

 

 

2. Tenis blancos. Cuántos pares no han sido ocultos en lo más profundo del mueble porque jamás recuperaron su color, antes de que el par que recién compraste termine gris o amarillo, te recomendamos comprar un repelente, evitará que se ensucien tan rápido, ahora que si ya es muy tarde usa agua y shampoo de alfombra, talla con un cepillo y enjuaga muy bien para que no se manche, también puedes lavarlos en la lavadora con agua fría.

3. Charol. Sí, esos también se limpian y quedan brillantes como el charol siempre debió ser. Puedes usar productos para limpiar vidrios y pasarlo con algodón, frotando no tallando, las manchas se caerán y además creará una capa protectora.

 

¿Tus zapatos te lastiman? ¡Checa cómo evitarlo! 

 

4. Piel. Si son de piel auténtica es básico que la hidrates - aunque suene raro -, esto es para que no se maltrate. Puedes utilizar un poco de crema corporal y limpiarlos con un trapo o esponja.

5. Terciopelo. Es un material en extremo delicado, hay ceras especiales para limpiarlos o puedes hacerlo muy suave con un trapo seco o con un cepillo de dientes de cerdas suaves, frotando en círculos. Si tus zapatos se mojaron déjalos secar al aire, NO los expongas al sol y pon un poco de papel dentro del zapato para que absorba la humedad, después cepilla suavemente.

Como regla general, siempre procura tener un espacio para guardar tus zapatos y cubrirlos del polvo.

 

KV

Moda, Tips, Otros

Notas relacionadas