LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cuidados de un bra

Este tipo de lencería necesita atención extra.

06/02/2014 | Autor:
Comparte en:

Si de por sí un brasier bueno es difícil de encontrar, ¿por qué tendrías que arruinarlo con la falta de cuidados que necesita?

Hay muchas reglas claras sobre el cuidado de un brasier pero realmente son pocas las que lo llevan a cabo. ¿Acaso no es más fácil ver por tu lencería que comprarla cada 2 meses? Porque aquí no solamente está en juego tu estilo de moda, sino también tu salud.

Aunque no lo creas, un mal brasier podría hacerte daño pero un bra descuidado empeoraría la situación.

Cuidados

La primer regla que debes seguir sin excepción alguna es lavar tus bras ¡a mano! Claro, es más fácil meterlos a la lavadora pero la agresividad de este proceso solamente se encargará de dañar la tela, las barillas e incluso desgastar el material por completo. De hecho en la etiqueta de tu bra vienen estas instrucciones, ¿segura que quieres hacer caso omiso de ellas? Porque entendemos que dé flojera pero si lo haces, verás una gran diferencia.

Si estás usando el mismo detergente para tus bras que para quitar las manchas más complicadas de tu vestido blanco, estás cometiendo un gravísimo error. La tela de tu lencería es delicada y, por ende, necesita productos más suaves y poco agresivos. No necesitas algo caro, simplemente una fórmula más agradable para la tela.

Pero si tienes que lavarlos a fuerza en la lavadora, puedes hacerlo siempre y cuando tengas mucho cuidado. Pon la lavadora en 'delicado' y, si puedes, coloca tu lencería en una bolsa de tela delgada para que los movimientos no lastimen tanto a la tela. No lo hagas varias veces seguidas y asegúrate de no poner mucha ropa en la lavadora.

Cuando saques tu lencería de la lavadora, dale forma. La mayoría de nosotras la dejamos colgar en la forma que sea pero esto realmente la estira, provoca arrugas y maltrata la tela. Es mucho más fácil examinarla primero, darle forma, trabajar en los dobleces y arrugas para que puedas usarla rápidamente una vez que esté seca.

Como mencionábamos, dejar los bras colgados es una costumbre muy popular y fácil de llevar a cabo pero, ¿sabías que maltrata a las prendas? Las estira, les quita la forma y daña la tela. Es mucho mejor dejarlos en una superficie plana para que pueda recibir el menor daño posible.

Y para guardarlos, es fácil doblarlos y meterlos al cajón pero esto solamente los maltrata. Parece que todo lo que sabíamos hacer estaba mal hecho pero el guardado definitivamente tiene sentido. ¿Cómo ves a la lencería colocada en exhibidores? Así es como debes tenerla en tus cajones: horizontal y en una superficie sólida.

¿Cómo cuidas tus bras?

ABS

Moda, Otros