LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cuida tu ropa interior

Porque traer tu lencería intacta te hace sentir más sexy

29/09/2014 | Autor:
Comparte en:

Nuestra ropa interior son las prendas más delicadas de lavar ya que muchas veces tienen estampados, adornos, encajes, cintas o son de algodón delicado que puede romperse, mancharse o percudirse.

Por Christin Parcerisa

La importancia de cuidar estas prendas es que las utilizamos mucho y si no las lavamos bien se pueden ven feas rápidamente y luego terminas con chones rotos, aguados y ni hablar de los brassieres que si no los lavamos con mucha precaución, pierden su bonita forma original, las varillas se botan y los tirantes se dañan. Así que no sólo te sientes incómoda cuando la traes, si de repente es un buen momento para presumirla… uff puede ser mata pasiones.

Mejor checa estos consejos para tu ropa interior siempre muy bonita.

Toma nota
Si una prenda es muy delicada por ser delgada, tener encajes o ser de seda, lo mejor es lavarla a mano. Puedes comenzar por remojarla en agua caliente, no hirviendo, con jabón neutro por algunos minutos. Después enjabónala y frótala, solo hazlo con cuidado.

Si quieres un jabón mucho menos agresivo con tus prendas, compra uno que sea específico para ropa delicada. Si prefieres, en vez de comprar uno especial mezcla jabón blanco rallado y una gotita de shampoo.

Si tienes ropa interior de algodón puedes meterla a la lavadora, pero es preferible usar una bolsa especial para ropa íntima para que el resto de la ropa no la jale y los resortes se dañen. Si no tienes una de estas bolsitas de red puedes meterlas en una funda de almohada.

Para que tu ropa interior te dure más tiempo es mejor no utilizar la secadora, es preferible dejar que seque de manera natural.

Para prendas blancas o de encaje blanco es preferible no meterlas en cloro para aclararlas, pues esto puede llegar a lastimarlas. Lo que puedes hacer es remojar las prendas en agua tibia y sal por una noche y a la mañana siguiente lavarlas como siempre lo haces.

Los brassieres con relleno, de cualquier tipo, es mejor lavarlos a mano para que no pierdan su forma. También, evita retorcerlos para que las varillas no se deformen.