LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cómo cuidar tus suéteres

Tener todas tus prendas bien dice mucho de ti.

02/01/2014 | Autor:
Comparte en:

Nos olvidamos de ellos durante gran parte del año, pero en cuanto empiezan los días frescos son los primeros a los cuales recurrimos en busca de abrigo.

Los suéteres son los grandes protagonistas de esta temporada, ¡y se merecen el mejor cuidado! Ponlos en forma con esta "terapia intensiva” y déjalos como recién comprados.

Cómo cuidarlos
Sin bolas de pelusa. Deshazte de esas bolitas que se forman en nuestros suéteres con el correr del tiempo y los usos en un dos por tres. Pásales un papel de lija, siempre en un mismo sentido y suavemente, para arrasar con ellas. ¿Otros remedios caseros? La piedra pómez también sirve o puedes envolverte la mano con una cinta adhesiva y pasársela al suéter para que las bolas queden atrapadas en el pegamento.

¿Suéter deformado? Si con los lavados tu prenda de algodón perdió su forma original, ¡no te desanimes! Después de lavarla, despliégala sobre una toalla y reajusta su silueta. Déjala secar en un lugar bien ventilado y lejos del sol. Consejo: recuerda que los suéteres se deforman cuando los cuelgas en el clóset. Mejor, dóblalos y guárdalos en los estantes.

Cómo reparar un enganche. Es muy sencillo. Pincha una aguja de coser enhebrada con hilo, justo en la base del enganche. Atraviesa la tela y "enreda” el estambre o hilo que se saltó del tejido, en la aguja. Saca esta última por otro lado de la tela, y a medida que empujes verás cómo el enganche "desaparece”. Otra alternativa es atarlo con un nudo para que no siga expandiéndose, o cubrirlo con una capa de esmalte transparente, tal como haces con las medias. Consejo: NUNCA cortes los hilos de un enganche porque puedes abrir un agujero en el suéter.

¿Puños estirados? Pon agua a calentar y luego vuélcala en un bol. Sumerge los puños estirados de tu suéter de lana o de algodón en él, y luego dales la forma que necesites. Sécalos con un secador de cabello. La combinación del agua caliente más el aire del secador lograrán que los puños se encojan.

Lavar la lana. Los servicios de limpieza en seco pueden ser muy costosos. Si tu tejido preferido se mancha, ¡lávalo tú misma! La mayoría de las veces, es seguro limpiar los suéteres de lana o de géneros combinados a mano, pero recuerda leer siempre las etiquetas en la prenda para prevenir accidentes. Añade a un balde con agua tibia un limpiador suave y delicado existen shampoos para lana y cashmere. Sumerge el suéter del lado del revés y déjalo unos 10 minutos en el agua enjabonada. Enjuágalo dos veces, ¡con suavidad! No lo exprimas ni lo cuelgues para que se seque, porque puede estirarse.

¿Cómo cuidas tus suéteres?

Con información de Yahoo

OF

Moda, Otros