LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Tips para no aburrirte de tu dieta

Tips para no aburrirte de tu dieta

Evitarán que la abandones

04/05/2016 | Autor: Ana Shimasaki
Comparte en:
A veces puede resultar muy pesado pensar en seguir una dieta estricta para lograr el cuerpo que queremos, sobre todo cuando ya han pasado algunas semanas y la rutina empieza a aburrirte. Aquí te van 5 pasos que evitarán que la abandones:
 
1.- No lo veas como una tortura. Muchos expertos señalan que usar la palabra “dieta” es bueno, pues de inmediato la asumimos como una tortura, que puede durar meses y que va a quitarnos los alimentos que nos gustan. Lo mejor es hablar de alimentos sanos, que ahora son parte de tus comidas y que te ayudarán no sólo a estar delgada sino con perfecta salud.  
  
2.- No seas tan estricta contigo misma. El pensar en todo o nada puede llevarte a un comportamiento fuera de control donde incluso dejes que tu cuerpo sufra hambre. En vez de ver la dieta como una cárcel donde no puedes permitirte ningún lujo, recuerda que no está mal que de vez en cuando puedas romperla y disfrutar de algo que realmente se te antoja.
 
3.- Ponte metas a corto plazo. Si sólo piensas felicitarte cuando bajes esos 10 kilos que tienes de más, puede hacer que abandones la dieta cuando caigas en esos impases donde no pierdes peso. Para estar en forma, recuerda premiarte o por lo menos decirte cosas bonitas, cada vez que bajes un kilo o unos gramos. Lo importante es que veas como un gran logro tuyo perder grasa, no importa la cantidad. 
 
4.- Usa ropa que deje ver tu cintura. Muchos expertos aseguran que usar ropa elástica puede hacerte creer que no es necesario seguir apegada a tu dieta. Por lo contrario, si usas ropa que deje ver que está aumentando tu cintura de inmediato te llevará a pensar que debes volver a cuidar lo que estás comiendo. Jeans pegados o un vestido con una cintura delineada te recordara que quieres verte bien en esa ropa.
 
5.- Pídele ayuda a tu familia. Es muy difícil llevar una dieta si a tu lado está un mundo de tentaciones. Así que habla y di lo que necesitas. Por ejemplo, pídele a tu mamá que no sólo compre galletas sino también frutas, para esas horas donde el antojo se despierta. Si explicas que no quieres perder otra vez el rumbo, es casi seguro que agarren la onda y te ayuden. 
 
Salud, Nutrición

Notas relacionadas