LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

We Heart It
Te decimos cómo no fracasar en tu primera vez, ¡en el gimnasio!

Cómo no fracasar durante tu primera vez, ¡en el gimnasio!

Conviértete en fitness 

02/01/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

 

Llegó el momento de que tu propósito de hacer ejercicio y llevar una vida más saludable se haga realidad, pero ir al gimnasio por primera vez no es cosa fácil, hay ciertas pautas que debes seguir para que tu experiencia sea la mejor y no desistas al cabo de unos días.

 

Tendencias fitness para este 2017, ¡pruébalas y cumple todos tus propósitos!

 

Para no hacer el ridículo o sentirte fuera de lugar, aquí van unos consejos que te ayudarán a disfrutar de esta nueva actividad.

1. Busca un gimnasio accesible y conócelo.

Elige el gym más cercano que cubra tus necesidades. Motivarte cada día será un reto y el tiempo de traslado será determinante para ir o no cuando tengas dudas. También ve  unos días antes de iniciar, pide información sobre clases y horarios, y sobre todo conoce las instalaciones para ubicar cada área y no perderte.

 

 

 

 

2. Ten claro qué buscas.

Piensa antes cuáles son tus objetivos para que los instructores puedan ayudarte. Es distinto entrenar para bajar de peso que para ganarlo, tener más musculatura, definir áreas problemáticas o sólo relajarte. Lo importante es tengas claro qué quieres y que seas realista.

3. Pide ayuda a un instructor. 

Aunque en muchos gimnasios verás a gente que se entrena sola, pero esto no es recomendable si es tu primera vez. Platica con un instructor y pide una rutina acorde a tus necesidades. Según la categoría del gym te tratarán de una forma u otra. Muchos se limitan a darte una rutina estándar y explicarte a grandes rasgos los aparatos, otros te hacen una evaluación física completa para darte un plan personalizado, y en otros te ofrecen un instructor personal con costo extra. Lo que sí deben hacer es asesorarte para hacer bien los ejercicios y evitar lesiones. 

4. Lleva ropa deportiva y equipo adecuado. 

Los novatos son fáciles de ubicar porque les falta o sobra equipo. Lo primero es el outfit. No intentes disfrazarte de ‘Sporty Spice’, sólo enfúndate en unos pants, yoga pants o shorts y una camiseta de algodón u otro material que absorba el sudor. Los tenis tienen que ser deportivos, tus sneakers súper fashion no sirven para esto, puedes terminar con mucho dolor y lesiones. No olvides el sostén deportivo, porque con uno normal tus boobs se moverán de forma incómoda. Lleva una toalla pequeña para el sudor, una botella de agua y algo para escuchar música. Si vas a bañarte ahí carga con una toalla y artículos de higiene personal.

 

 

 

 

Flexitarianismo: la nueva tendencia en dietas que reinará este 2017

 

5. Familiarízate con la etiqueta del gimnasio.

Cada lugar tiene sus reglas básicas y conocerlas te ayudará a integrarte. La más común es limpiar cada aparato con una toalla después de usarlo para quitar cualquier rastro de tu sudor. Si coincides con otra persona en una máquina puedes proponerle alternar para que uno haga su serie mientras el otro descansa. Y siempre regresa el equipo a su lugar al terminar tu ejercicio.

6. No te ejercites de más. Cuando comienzas con algo nuevo te prometes ir todos los días varias horas, pero esto es contraproducente a la larga. Los aparatos y la rutina que te asignen serán acordes a tus metas, no intentes hacer algo que no te ha sido indicado ni te quedes haciendo más ejercicio del que te toca con la idea de que verás resultados más rápido. En realidad sólo debes ir al gym 3 o 4 días a la semana, y hacer 1 hora de ejercicio cada día, quienes creen que hay que ir 3 horas al día no tienen ni idea de cómo funciona el mundo fitness. 

7. La gente va a lo suyo, no a criticarte.

No creas que todo el mundo va a estar mirándote o que empezarán a hablar de ti, a menos que roces el absurdo y hagas ejercicios avanzados sin tener ni idea hasta parecer pato mareado. La gente va a hacer sus ejercicios y apenas mira a los demás, así que te agobies pensando en qué dirán de ti.

8. Acepta el dolor.

Hacer ejercicio duele durante y después, y no puedes evitarlo, en todo caso podrás aminorarlo al calentar antes y estirar después. Te dolerá levantar las pesas luego de algunas repeticiones, pero debes seguir, es normal al principio. Y al día siguiente te dolerán  músculos que no sabías que tenías, pero eso significa que el ejercicio sirvió. Tampoco se trata de que no te puedas mover, pero piensa que un dolor leve es como una medalla por tu disciplina. El dolor desaparecerá eventualmente y será más rápido si sigues ejercitando.

 

 

 

 

Conforme pasen los días, irás ganando confianza y harás todo sin ayuda. No te agobies por ser novata, todos los que ves ahí también lo fueron.

Sentir un poco de pena por tu condición física o tu aspecto es algo que nos ha pasado a todos, pero es tan normal como respirar. Apenas te acoples todo fluirá y algún día podrás ayudar a otros que van empezando.

Salud, Nutrición

Notas relacionadas