LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Pinterest
Razones para ir al gym en diciembre, ¡motívate!

Razones para ir al gym en diciembre, ¡motívate!

Dale con todo

15/12/2016 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

 

Si bien la Navidad y el fin de año son fechas para estar con la familia y relajarse, también es la época en que más alimentos ingerimos, y justo por eso es el peor momento para abandonar el ejercicio.

Todo comienza con una inocente reunión pre-navideña y acaba en auténticos festines estilo romano, hasta perder la cuenta de cuánta comida y alcohol nos llevamos a la boca. Aún si crees que estás comiendo “lo justo”, lo más probables es que sea más de lo normal, y que los platillos tengan más grasa, harina y azúcar.

 

Ese exceso de alimento nos aporta una carga negativa a nivel físico y emocional. Además de pesados, nos sentimos culpables y sabemos que esto nos obligará a pasar más de un mes cuidándonos.

Por supuesto el primer beneficio de ir al gym el último mes del año será estar libre de culpas, pues aunque quizá no pierdas peso puedes evitar ganarlo. Además, una buena sesión de ejercicio te hará sentir más ligera y con energía para seguir festejando.

 

 

Si ya acostumbras ir al gimnasio no dejes de pagar la cuota de diciembre, esto te forzará a ir porque inconscientemente sabrás que cada día de ausencia es dinero perdido. No te dejes llevar por el clásico pretexto de “hay muchos días festivos, sería un gasto inútil”. Si lo piensas bien sólo hay dos días de asueto: el 25 de diciembre y 1° de enero, quizá el 24 y el 31 por aquello de los preparativos para festejar. El resto son días normales en los que puedes ir, aunque sea un ratito.

Si estás considerando apuntarte para el próximo año, adelantarte un poco tiene sus ventajas ir al gym ahora:

Razones para ir al gym en diciembre, ¡motívate!

  • ¡Está vacío! Tienes las instalaciones para ti solita, no tienes que pelear ni esperar para usar los aparatos, las regaderas son para ti, no estás chocando con medio mundo en los vestidores y hasta te puedes cambiar sentada, con calma.
  • Los entrenadores tienen tiempo para ti. Si vas empezando necesitas toda la ayuda posible y ellos se pueden enfocar en ti, en armarte una rutina personalizada y explicarte cómo hacer los ejercicios correctamente. Esto es imposible en enero, ya que están saturados de gente con buenos propósitos y no se dan abasto.
  • Aprovechas las promociones. La mayoría de clubs y gimnasios tienen ofertas especiales para nuevos socios, así que puedes sacar ventaja.
  • No te agarran las prisas y tienes tiempo de aclimatarte. Así evitarás ser una más de las personas confundidas y con culpa que llegan en enero tratando de sudar en una semana todo lo que se comieron en un mes.

 

 

 

 

Salud, Fitness

Notas relacionadas