LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
cuidar belleza contra cancer

Cómo cuidar tu belleza cuando estás luchando contra el cáncer

No es vanidad, sentirte hermosa es clave para seguir en la batalla

16/10/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Es común pensar que la imagen está al final de la lista de prioridades para las mujeres que padecen cáncer. Sin embargo, cuidar tu belleza puede ser clave para darte un empujón anímico y hacer la diferencia. Por eso les compartimos algunos tips para sentirte hermosa cuando estás luchando contra esta terrible enfermedad.

El tratamiento contra el cáncer conlleva varios efectos secundarios: pérdida de cabello, cejas y pestañas, resequedad en la piel, ojeras, manchas y cambio de color en la uñas, entre otros. Esto puede tener efectos devastadores en la autoestima de las mujeres.

“La imagen no es solo una cuestión de vanidad, tiene mucho que ver con el estado de ánimo”, comentó Lizbeth Oddette Vázquez García, estilista y colorista profesional, en entrevista para Veintitantos.

“Si nos vemos en el espejo y nos vemos pálidas, tristes y apagadas, o nos vemos lindas y arregladas, eso puede hacer la diferencia entre tener un buen día o sentirte derrotada”, agregó la también profesora de las carreras de Cosmetología, Estilismo y Diseño de Imagen.

 

Por tanto, en estos casos más que nunca aplica el dicho “verte bien para sentirte bien”, así que es muy válido y hasta recomendable ponerle empeño a nuestro beauty look.

Ya que la piel de una paciente de cáncer es más delicada, hay ciertas pautas generales para elegir tus cosméticos:

- Los ingredientes son súper importantes. Busca productos que contengan el menor grado de alcohol y perfumes. De preferencia opta por aquellos libres de parabenos, sulfatos y siliconas.

- No se recomienda usar perfume por su alto contenido de alcohol. En su lugar puedes usar agua tónica con aroma o hacer una mezcla de agua purificada con unas gotas de aceite esencial de tu olor favorito. Sin embargo, la mayoría de las persona se vuelve hipersensible a los olores y no aguanta el perfume.

- De preferencia usa cosméticos de grado dermatológico, aunque son un poco más costosos. Otra opción son los productos de bebé, pues son hipoalergénicos.

- Procura que tu jabón, shampoo, cremas y demás, sean neutros.

  

 

Ahora, checa estos tips de maquillaje solo para guerreras:

1. Primero que nada, hidrata tu piel

Ya que la piel se reseca mucho es indispensable aplicar antes del maquillaje una crema o aceite hidratante. Una buena opción es hacer tu propia mezcla de aceites naturales con aceite de olivo, coco y almendras.

2. No olvides el protector solar

Ya que tu piel se volvió extra delicada, es necesario protegerla más del sol. Utiliza siempre un protector solar con el máximo de FPS, es decir, de 50 para arriba (si es FPS 100, mejor). Debes aplicarla antes de maquillarte o bien, usar un protector solar con color para ahorrarte la base.  

3. ¿Qué base de maquillaje elegir?

Siempre opta por una base líquida, en mousse o en crema, para combatir la resequedad. Jamás uses base en polvo o pasta, pues neutralizará la hidratación conseguida con las cremas y aceites.

4. Mezcla tonos de base

Es común que el tratamiento con quimioterapia o radioterapia provoque la aparición de manchas en el cutis. Para emparejar el tono de piel se recomienda mezclar dos bases, una más clara y que la otra, y aplicar de manera uniforme.

5. El corrector y blush ideal

Para camuflar las ojeras o las manchas muy notorias, debes usar corrector líquido, no en barra, para no resecar más la zona. Igualmente, es preferible usar rubor en crema o darle color a las mejillas con un labial extra cremoso.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Sara Maldonado Cosmetics (@saramaldonadocosmetics) el

 

6. Cejas perfectas

Ya que también se pierden vellos en esta zona, hay que crear unas nuevas cejas con maquillaje. Consigue una buena plantilla y píntalas solo con un lápiz cremoso (nunca con sombra o polvo). Luego pasa el cepillo para crear huecos en el trazo y que luzcan más naturales.

En este momento no es opción recurrir al tatuaje ni al micloblading, porque el sistema inmunológico está debilitado y es más vulnerable a infecciones o reacciones adversas a la tintura, aunque sea vegetal u orgánica.

7. Para delinear tus ojos… 

Elige un eyeliner en lápiz con punta de cera suave. No se recomienda el delineador líquido, pues si llega a tocar el lagrimal puede provocar una infección. Un delineado grueso tipo ‘cat eye’ te ayuda a crear visualmente un efecto de pestañas con mayor volumen. 

Tampoco puedes recurrir al delineado permanente con ‘tattoo’, por las mismas razones que explicamos para las cejas.

8. Las sombras

Aunque es más recomendable usar sombra en crema, estas sí pueden ser en polvo, pues es un área muy pequeña y ya está previamente hidratada. Solo ten  cuidado al aplicarlas, pues si usas demasiada o no difuminas bien pueden caer en el ojo o el lagrimal, generando  irritación o infecciones.

9. Evita las pestañas postizas

El pegamento suele ser muy agresivo y puede lastimar la sensible piel del párpado. Sin embargo, si te empeñas en usarlas debes retirarlas con muchísimo cuidado, usando un hisopo remojado en desmaquillante o aceite natural, y desprenderlas poco a poco.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por (@saramaldonadocosmetics) el

     

 

10. Labios extra humectados

Tus labiales deben ser lo más cremosos posible para evitar la resequedad. Por tanto, debes olvidarte de las fórmulas indelebles, de larga duración y de la gran mayoría de los acabados matte.

11. Para desmaquillar… 

Opta por un desmaquillante de grado dermatológico, sin alcohol ni ingredientes agresivos. Lo mejor es hacerlo con aceites naturales, agua y jabón neutro, y al final purificar con agua micelar. 

12. Deja tus uñas al natural

Las uñas de muchas pacientes con cáncer cambian de color a café, verde o negro. Sin embargo no se deben pintar ya que su tonalidad es un indicador para los médicos de cómo respondes al tratamiento. Lo mejor es no usar barniz, esmalte en gel ni ningún tipo de uñas postizas (acrílico, polygel, etc.).

13. ¿Y el cabello?  

La alopecia es uno de los efectos más habituales cuando pasas por quimioterapias, aunque hay excepciones. La mayoría prefiere raparse y usar peluca, que puede ser oncológica (de cabello natural) o sintética. 

Por supuesto, la peluca oncológica es más costosa, pero está hecha para cuidar tu delicado cuero cabelludo. Las sintéticas pueden ser más incómodas, porque al ser de pelo plástico generan calor y sudoración, y llegan a provocar reacciones adversas; aunque hay chicas que se acomodan perfecto con ellas.

 

14. Cuando tu pelo empieza a crecer… 

Una vez que termine el tratamiento y tu melena renazca, es muy probable que haya un cambio en su color y/o textura. Muchas veces crece más rizado o con más canas.

Durante el primer año tras el fin de las “quimios” no se recomienda usar tinte común, quizá solo alguno orgánico, de ingredientes naturales o henna, para cubrir las canas. Estos duran menos tiempo, pero también son menos agresivos.

Mira también: ¿Esto es normal? 8 cosas extrañas que pueden aparecer en tus senos

Siempre recuerda que esta solo es una etapa, una pausa en tu vida, y que después de la batalla contra el cáncer regresarás a ser tú misma, pero más fuerte, hermosa y con más alegría de vivir que nunca. 

¡Tú puedes guerrera!

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Notas relacionadas