LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock

DIY: Exfoliantes caseros

Una forma de tener la piel de tus sueños es exfoliándola

24/08/2015 | Autor: Ana Lozano
Comparte en:

Afortunadamente, no necesitas gastar mucho dinero para conseguir el mejor exfoliante del mercado, ¡porque lo puedes hacer tú misma!

El exfoliar tu piel puede traerte muchos beneficios: Además de dejarla limpia, libre de células muertas y súper suave, ayuda a activar tu circulación, a disminuir la apariencia de piel de naranja y a presumir un brillo inigualable.
No es necesario que compres productos carísimos y pases horas y horas aplicándolos, con que abras tu alacena y juntes algunos ingredientes lograrás el mismo resultado, ¡checa estas recetas y estrena look por menos!

Azúcar y aceite

Este exfoliante es perfecto para eliminar las impurezas de tu cuerpo y humectar tu piel a profundidad. Al usarlo, tus poros se abrirán y podrán asimilar más rápido los nutrientes del aceite de oliva, dejándola súper suave y tersa.
Mezcla 7 cucharadas de azúcar con 3 de aceite de oliva en un frasco y aplica en todo el cuerpo dando un masaje suave. Enjuaga con agua tibia, ¡podrás apreciar los resultados de inmediato! Puedes usar este exfoliante cada 3 días.

Lavanda y azúcar

La lavanda es ideal para perfumar el cuerpo y suavizar la piel, por lo cual este exfoliante hará maravillas por tu cuerpo si lo que buscas es humectarlo y dejarlo libre de asperezas.
Lo único que debes hacer para realizar este exfoliante es agregarle a 7 cucharadas de azúcar morena una cucharada de aceite de coco y unas cuantas gotas de aceite esencial de lavanda. Mezcla bien y aplica en todo el cuerpo. Puedes usar un paño. Enjuágate y aplica crema humectante ligera. Puedes usar este exfoliante una vez por semana.

Aceite de coco

El aceite de coco es ideal para pieles secas, puesto que humecta profundamente sin dejar sensación grasosa, además de que se absorbe rápidamente.
Este exfoliante es perfecto para quienes quieren dar a su piel un brillo espectacular y desincrustar los poros sin mucho esfuerzo. Para hacerlo, sólo mezcla una cucharada y media de aceite con 4 cucharadas de azúcar regular. Puedes añadir un poquito de miel si quieres extra humectación. Aplica una o dos veces por semana dando un suave masaje y enjuaga con agua tibia. Trata de no aplicar jabón (a menos que sea neutro) recién enjuagues la mezcla.

Café

Si lo que quieres es disminuir la piel de naranja, este exfoliante casero será tu aliado. Mezcla dos cucharadas de café molido ya usado con dos cucharadas de crema humectante sólida y aplícala sobre tus piernas dando masaje en forma circular. Hazlo por unos 5 minutos en cada pierna y enjuaga con agua tibia. La cafeína penetrará tu piel y la dejará radiante, disminuyendo visiblemente la apariencia de piel de naranja.

¿Lista para estrenar piel?

Notas relacionadas