LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

¿Por qué no tienes la piel perfecta?

¿Estás dañando tu piel sin darte cuenta?

27/12/2013 | Autor:
Comparte en:

A pesar de que creas estar haciendo todo lo necesario por el cuidado de tu piel, algunos de tu hábitos diarios podrían estar haciéndote mucho daño.

Por Beatriz Castillo

Obviamente nadie es perfecta y dejar atrás nuestros malos hábitos es una tarea extremadamente difícil, pero con un poco de dedicación puedes hacer lo necesario para empezar a ver resultados.

No se trata de hacer cambios drásticos en tu vida, sino de reconocer los malos hábitos que tenemos y solucionarlos poco a poco. Medita si estás cometiendo alguno de estos errores comunes y haz lo necesario para alcanzar la piel perfecta. ¡No es tan difícil!

Medidas a tomar
Agua hirviendo. Meterse a la regadera y subir el agua al máximo puede ser relajante, especialmente cuando te espera un día difícil o cuando tu jornada laboral fue demasiado larga y llegas agotada a casa, pero el agua caliente podría secar tu piel. Utiliza una temperatura más templada para evitar dañar tu piel.

Demasiados productos. Cualquier producto nuevo tarda un par de semanas en lograr trabajar dentro de tu piel, además de que cambiar de productos y rutinas de belleza puede causar caos en tu rostro. Dale la oportunidad a tu piel de acoplarse a los nuevos productos y ten cuidado al introducir nuevos ingredientes a tu rutina diaria.

Alcohol. El alcohol te deshidrata y lo mismo pasa con tu piel. Las bebidas alcohólicas hinchan el rostro e interrumpen el ciclo normal de sueño, lo cual se notará al instante en tu piel. Por cierto, el cigarro también acelera las señales de envejecimiento prematuro, ya que reduce el flujo de sangre.

Dulces. El azúcas en exceso descompone el colágeno que contribuye a la elasticidad de tu piel, así que tal vez sea una buena idea cuidar más los postres. También cuida los carbohidratos que se convierten rápidamente en azúcares como la papa, la pasta y el pan.

Ejercicio. Un par de horas a la semana en el gym puede hacer milagros por tu cuerpo, pero también influye en tu piel. El ejercicio incrementa el flujo de sangre, lo cual le dará un brillo increíble a tu piel. Además, la sudoración ayuda a tu cuerpo a liberar toxinas. ¡Pero ojo! Asegúrate de limpiar tu rostro antes y después de tu rutina para evitar desagradables granitos.

Sexo. ¡Este tip te va a encantar! Las endorfinas liberadas durante el acto sexual ayudan a incrementar la producción de colágeno en nuestra piel. ¡Incluso tener fantasías sexuales pueden beneficiarte! ¿Qué mejor pretexto para disfrutar bajo las sábanas?

¿Cómo cuidas tu piel?

Belleza, Tips