LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Malos hábitos para tu piel

No sirve de nada usar las mejores cremas si descuidas otros aspectos de tu vida.

10/01/2014 | Autor:
Comparte en:

No importa que estés usando las mejores cremas y los exfoliantes más costosos. Si no prestas atención a tus hábitos diarios, ni los mejores productos podrán salvar tu piel.

Por Beatriz Castillo

Haces todo por mantener tu piel sana y usas cremas, exfoliantes y otros tratamientos, ¿pero tu piel simplemente no mejora? Tal vez la causa se encuentre en tus hábitos diarios.

A veces le hacemos muchísimo daño a nuestra piel sin darnos cuenta con algunos hábitos que parecieran inofensivos, pero en realidad no lo son. Tenemos que poner atención a lo que comemos, a nuestra rutina diaria de belleza y sobre todo, a nuestros vicios.

Qué hacemos mal
Lo que comes. Básicamente, excederse en todo lo que vale la pena excederse es malo. Aunque no lo creas la sal, el azúcar, la cafeína y el alcohol encuentran una manera de llegar a tu piel. El alcohol te deshidrata e inflama tu piel. El azúcar ocasiona arrugas debido a que descompone el colágeno y la elastina. La cafeína y la sal también deshidratan. ¡Evita excederte en estos productos!

Demasiada limpieza. Lavar tu cara demasiado seguido la seca, así que si tienes piel grasa, procura no excederte. Encuentra el producto específico para tu tipo de piel y utilízalo exactamente como las instrucciones de uso indican. Si lo haces de más, no estás acelerando el proceso, sino dañándote.

Exfoliantes demasiado fuertes. Exfoliar tu piel no debería ser doloroso. Si utilizar un exfoliante demasiado fuerte, además de eliminar impurezas, estás deshaciéndote de los aceites naturales de tu piel. Busca el exfoliante ideal para tu tipo de piel y no te sobrepases. Si tu piel se inflama o se pone roja al utilizarlo, significa que te está haciendo daño en lugar de ayudarte.

No duermes lo suficiente. Dormir menos de siete horas diarias hará parecer tu piel opaca y sin vida, además de que hará más obvias las líneas de expresión. Cambia la cubierta de tu almohada regularmente y obviamente evita dormir con maquillaje.

Protector solar. Ya sabemos que deberíamos usar protector solar en el rostro, pero hay ciertas áreas que solemos olvidar. Utiliza protector hasta donde empieza tu pelo, en la quijada, ¡e incluso en tus orejas! Además, recuerda que la ropa delgada no te protege del Sol.

Lunares. Pon atención al tamaño de tus lunares y a nuevas apariciones. Si algo te molesta o te causa incomodidad, consulta a tu médico lo más pronto posible. De hecho, podrías anotar en tu celular un recordatorio cada seis meses para revisar todos tus lunares y asegurarte de que todo está en orden.

Fumar. Fumar no sólo le hace daño a tu salud. ¡También a tu piel! El cigarro afecta las fibras elásticas de tu piel y ocasiona arrugas. La buena noticia es que si dejas de fumar, tu piel volverá a la normalidad. De hecho, ¡podrías ver resultados en tan sólo dos semanas!

¿Cuántos de estos malos hábitos tienes?

Belleza, Tips