LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Labioplastia: belleza para tu zona íntima

Labioplastia: belleza para tu zona íntima

¿Te animas? 

28/02/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

 

A todas nos encanta embellecer cada parte de nuestro cuerpo, y la zona íntima no es la excepción. Para esto hay un procedimiento llamado labioplastia, si quieres saber de qué se trata, sigue leyendo.

 

La labioplastia es un procedimiento quirúrgico que tiene por objeto la reducción de los labios vaginales. Este tipo de cirugía permite trabajar con aspectos físicos desagradables para la paciente, tales como unos labios vaginales de gran tamaño o atrofiados, problemas asociados al postparto o lesiones en la zona genital (por ejemplo, por piercings mal hechos).

 

Esta cirugía es cada vez más común, no sólo por la apariencia que brinda a la vulva, sino por los efectos psicológicos que tiene en las chicas que se someten a ella.

 

Aunque parezca extraño, ya que no es una zona que se aprecie a simple vista, hay muchas mujeres (la mayoría jóvenes menores de 30 años) que viven angustiadas por el aspecto de sus labios vaginales y se practican la labioplastia para incrementar su autoestima.

 

Tener unos labios genitales de mayor tamaño que el habitual provoca que algunas mujeres se cohíban en la intimidad o les de pena ir a la playa, porque piensan que al usar traje de baño o bikini la gente notará el abultamiento en su entrepierna.

 

 

 

Así se hace una labioplastia

 

El procedimiento dura más o menos 2 horas, se utiliza anestesia local y no requiere hospitalización. No se usa el láser para corregir las imperfecciones de los labios genitales porque puede provocar pérdida de sensibilidad en la zona más importante para el placer sexual. Por eso se utiliza la técnica quirúrgica en manos de cirujanos ginecológicos muy experimentados, pues si algo sale mal no hay posibilidad de recuperación.

 

La recuperación

 

Las chicas que se someten a una labioplastia pueden tener problemas como una mala cicatrización, sangrados o infecciones. Por ello, es necesario tener muchos cuidados después de la operación.

 

Obviamente el aspecto de tu vulva será extraño al principio, ya que estará hinchada, pero es normal, se verá mejor con el paso de los días. Podrás ducharte después de 24 o 48 horas y durante un mes deberás evitar las relaciones sexuales, montar en bicicleta o pasar demasiado tiempo sentada.

 

 

 

 

No hay motivo para avergonzarse por querer sentirte mejor contigo misma, pero es importante que, si decides hacerte la labioplastia, sea con un médico especialista certificado y en una clínica de confianza, no pongas tu zona íntima en manos de cualquiera.

 

Belleza

Notas relacionadas