LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

13 señales de que te equivocaste de carrera

13 señales de que te equivocaste de carrera

¿Algo en tu interior te dice que no estás haciendo lo que realmente te gusta?

09/05/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

Equivocarse al elegir carrera es más común de lo que pensamos. Según una estadística revelada por la Universidad Autónoma del Estado de México, 8 de cada 100 estudiantes desertan en el segundo o tercer semestre de la licenciatura por una mala elección.

 

Para llegar a una carrera equivocada hay muchos caminos, desde la presión familiar hasta las dudas existenciales y las preocupaciones económicas, pero no siempre es fácil detectar cuando realmente estás haciendo algo que no es lo tuyo.

 

 

Si algo en tu interior te dice que no estás haciendo lo que realmente te gusta o que no estás explotando tu verdadero talento, checa estas señales para saber si te equivocaste de carrera: 

 

1. Motivación ajena. Elegiste esa carrera porque es tradición en tu familia, es la que estudian tus amigos o tu pareja, te presionaron para estudiarla o porque el título suena rimbombante, pero no tenías idea de qué se trataba, si te gusta o si sirves para eso.

 

2. Prefieres otras materias. Lo que estudias no te gusta para nada y te la pasas envidiando las materias que cursan tus amigos en otras carreras.

 

3. Obtienes malos resultados siempre. Sientes que vas muy mal en comparación con tus compañeros y si se trata de una carrera en la que a todos les suele ir mal al principio, entonces te va peor que a ellos.

 

4. No entiendes nada. Te das cuenta de que los demás logran entender con facilidad temas que a ti te llevan días o que nunca terminas de captar.

 

 

5. Te va mejor con las materias optativas. O con los talleres, cursos y diplomados que no pertenecen al núcleo de tu carrera.

 

6. No te proyectas a futuro. No te ves estudiando lo mismo los próximos 3 o 4 años y tampoco te visualizas ejerciendo esa profesión dentro de 10 años. 

 

7. Te quedas con lo que te dan. Cuando terminan las clases prefieres hacer cualquier cosa antes que investigar o platicar sobre temas de tu carrera. No sientes ni la más mínima curiosidad por lo que estudias, porque para ti es solo una obligación.

 

8. Tienes síntomas físicos. Cada vez que tienes que entrar a clases, hacer tarea o leer los apuntes, sientes una extraña sensación en el estómago. Quizá has tenido ataques de pánico o ansiedad, tienes síntomas de depresión o te enfermas frecuentemente y faltas a clases.

 

 

9. Falta de entusiasmo. Casi ningún tema de tu carrera te emociona, tampoco los trabajos que podrías desarrollar o el medio laboral. 

 

10. No te interesa ejercer la profesión. Tu objetivo es titularte, pero no te interesa para nada ejercer, sólo piensas en terminar para poder dedicarte a otra cosa.

 

11. Te iba mejor en la escuela que en el trabajo. Tal vez lograste concluir tus estudios con éxito, pero al enfrentarte al mundo real todo cambia y te das cuenta de que ese medio no es para ti, hay un ambiente pesado, no tienes el carácter necesario o logras congeniar con tus compañeros de trabajo.

 

12. La gente no se explica porqué estudiaste eso. Quienes te conocen bien saben que esa profesión no es lo tuyo, y no temen insinuarlo o decírtelo directamente en cada oportunidad.

 

 

13. No quieres buscar trabajo. Sabemos que la situación laboral en el mundo es muy difícil, pero si no tienes ni la mínima intención de mandar currículos o lo haces sin esforzarte mucho, tienes mala actitud en las entrevistas y cada vez que te ofrecen algo encuentras “razones” para no aceptarlo o renuncias al poco tiempo, quiere decir que en realidad no te interesa tu carrera.

 

Equivocarse de carrera no es el fin del mundo, le puede pasar a cualquiera. Nunca es tarde para corregir el camino y dedicarte a lo que en verdad te apasiona. 

 


Notas relacionadas