LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Pequeños detalles que ponen a prueba tu relación

Pequeños detalles que ponen a prueba tu relación

Lo importante es llegar a acuerdos.

10/02/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Todos conocemos a una pareja que parece perfecta, están felices todo el tiempo, nunca los has visto pelear y parece que salieron directo de una película romántica.

 

Pero todas las relaciones tienen problemas y discusiones por cosas que parecen insignificantes. Cuando las cosas se van poniendo serias, son esos pequeños detalles los que ponen la relación a prueba. Nos referimos a cosas como…

 

1. Decidir dónde comer

Esta es la primera prueba que debe superar cualquier relación. Uno de los dos dirá “a donde tú quieras”, el otro dará una sugerencia que será descartada de inmediato, ¡porque claro que sabe lo que quiere comer! ¿Por qué es tan difícil para dos adultos decidir qué alimentos consumir juntos?

 

 

4. Elegir muebles

Él quiere una silla reclinable con masaje, ella quiere un coqueto sillón blanco tipo lounge. Él quiere un comedor rústico y ella uno de elegante caoba con cojines. Es un milagro que no terminen durmiendo en colchonetas y comiendo en el piso.

 

2. Una enfermedad

No tiene que ser nada grave, una simple gripa es capaz de hacerte dudar sobre su nivel de compromiso. En toda pareja hay uno que espera todos los cuidados del mundo, mientras que el otro tiene la misma vocación de enfermera que ‘El Guasón’. Spoiler: Si tu pareja te abandona cuando estás enferma, no es la persona correcta.

5. Comprar tecnología

¿Roku o Chromecast?, ¿PC o Mac?, ¿Xbox o Playsation? Un gasto considerable requiere de un gran compromiso, y a veces ese compromiso termina antes de llegar a la caja de la tienda de electrónicos.

 

9. Cambiar la dieta

Sabes que las cosas se van a poner feas cuando llegas a casa con una pizza y te encuentras el refrigerador lleno de jugos desintoxicantes, lechuga y muchas pechugas de pollo. Que solamente uno de los dos se ponga a dieta implica pelear aún más por dónde van a comer, discusiones de “qué puede o no comer uno frente al otro”, y mucho mal humor por la falta de carbohidratos.

6. Qué regalarle a otras personas

En muy común que las parejas compren un solo regalo entre los dos. El problema es cuando uno le quiere dar algo carísimo a su mejor amiga, pero se pone tacaño con el regalo de la suegra, o simplemente no llegan a un acuerdo sobre qué comprar o cuánto debe pagar cada uno. Es complicado.

 

8. Mudarse

Mientras uno quiere ordenar todo en cajas temáticas, marcarlas con etiquetas de colores y un complicado sistema de números, el otro sólo quiere aventar todo en bolsas de basura porque, bueno, todo va al mismo lugar, ¿no? Y no empecemos a analizar quién empacó más, porque esto acaba en divorcio.

 

 

7. El modo correcto de limpiar

Uno piensa que los trapos de cocina son asquerosos, el otro cree que las toallas de papel son un desperdicio de dinero y dañan el medio ambiente. Y hay dos cosas en las que casi nadie se pone de acuerdo: la forma correcta de trapear y cómo tender la cama.

 

10. Esperar a ver el siguiente episodio de una serie

Típico que no puedes terminar de ver una serie porque tu pareja “no está en el mood para verla”, y no quieres ser la mala que ve el siguiente episodio por su cuenta, pues ya sabes que te lo va a reclamar por lo menos un año.

 

 

Por supuesto que hay otras cosas que pueden desatar un pleito épico, como la religión, la política o si Brad Pitt debió quedarse con Jenniffer Aniston, pero que uno quiera ensalada y el otro tacos… eso sí que pone a prueba la fuerza de su amor.

Amor, Pareja

Notas relacionadas