LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Las vacaciones podrían ser causa de divorcio

Las vacaciones podrían ser causa de divorcio

El efecto postvacacional pondría en peligro el matrimonio.

19/11/2017 | Autor: Azucena Cortez
Comparte en:

 

Actualmente, muchas parejas prefieren no unir sus vidas en matrimonio y vivir en unión libre debido la nueva forma de ver la vida en pareja, además de la alta tasa de divorcios, ¿pero qué es lo que ocasiona que se separen?

 

Son muchas las razones por las que una pareja decide divorciarse, y al parecer una de ellas la han encontrado Julie Brines, profesora de sociología en la Universidad de Washington, y Brian Serafini, candidato a doctorado de la misma universidad. 

Según estos dos investigadores, las solicitudes de divorcio que analizaron parecían seguir el calendario de vacaciones familiares, el cual mostraba que el mínimo de solicitudes se encontraba en noviembre y diciembre; pero en marzo, después del Día de San Valentín y después de vacaciones de invierno, las solicitudes se elevaban. 

Las solicitudes de divorcio disminuían en abril y no volvían a incrementarse sino hasta agosto, es decir, justo después del mes de julio, el mes más popular para vacacionar.

"La vida familiar se rige por un ’reloj social’ que exige la consideración de cumpleaños, fiestas y otras fechas especiales", explicaron Brines y Serafini en su estudio, el cual fue presentado durante la conferencia anual de la American Sociological Association. 

 

También: Tu tipo de relación podría decirte cuánto durarás con tu pareja

 

Asimismo, señalaron que las parejas que tenían hijos que dependían de ellas eran quienes seguían la tendencia estacional, es decir, que solicitaban el divorcio después del periodo vacacional; por otra parte, las parejas sin hijos también alcanzaron altos niveles durante el mismo periodo.

 

Los investigadores creen que esta tendencia se da en estos meses porque quizá las parejas no quieren atravesar este proceso durante los "periodos socialmente sensibles del calendario”. 

También sugirieron que las solicitudes alcanzarían altos números en el mes de enero, justo después de Navidad y Año Nuevo, no obstante las parejas esperarían hasta marzo, ¿pero por qué?

 

Brines y Serafini argumentaron que las parejas, pese a tener en mente el divorcio, se vuelven un poco optimistas respecto al futuro de la relación y creen que las vacaciones y días festivos ayudarán para reparar el matrimonio. 

Sin embargo, después de pasar mucho tiempo con su pareja durante estos días, además del estrés habitual de las fiestas, en vez de sentirse bien, las parejas se sienten infelices, incluso más que antes de las vacaciones. Brines y Serafini se refieren a esto como la teoría de la ‘promesa rota’.

 

"Estos rituales y transiciones pueden provocar estrés, y por lo tanto pueden intensificar la insatisfacción o la discordia más allá del punto de quiebre para algunas parejas", escribieron los autores.

 

También: Cómo hacer exitosa y duradera una relación 

 

Las razones para divorciarse de la pareja pueden ser muchas. Algunas veces, un viaje puede solucionar los problemas, pero otras veces no. Lo único que cuenta es que en un matrimonio debe haber comodidad, es decir, que ambos se sientan bien y felices juntos, pero cuando ya no hay eso ni comunicación, confianza o amor, lo mejor es terminar.

 

Con información de American Sociological Association.

 

 

 
Amor, Pareja

Notas relacionadas