LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock

Cuándo debes pedirle perdón a tu galán

Y cuándo debes hacerte del rogar

27/11/2015 | Autor: Ana Shimasaki
Comparte en:
Tener una pelea con el novio es algo común, pues el proceso de convivir con una persona que tiene un diferente punto de vista al tuyo no es tarea sencilla.
 

 
Sin embargo, es en esta convivencia cuando debes tener claro cuándo te equivocas y pedir perdón, y cuándo tienes la razón de sentirte ofendida y hacerte del rogar:
 
1. No pidas disculpas por expresar lo que no te gusta
 
Si no te gusta la idea de pasarte viendo fútbol todo el fin de semana, tienes derecho a decirlo. No te sientas mal por decirle lo que quieres. Si se enoja porque no lo acompañes al estadio, lleguen al acuerdo de que así como tú tienes derecho a no estar con él durante los partidos, él puede no acompañarte cuando pases toda la tarde del sábado buscando zapatos. 
 

 
 
2. Discúlpate si lo ofendes
 
A pesar de que puedes decir lo que quieras, hazlo de tal manera que no lo conviertas en una ofensa. No se vale que le digas cosas como: “En vez de ver el fútbol, ponte a hacer ejercicio porque estás hecho un elefante”. Si se te fue la mano con algún comentario, discúlpate y prométele –y cúmplelo- que no volverá a suceder.
 

 
 
3. No pidas perdón si eres exitosa
 
Si tu pareja siente que no puede tener tus mismos logros profesionales, no tienes porqué sentirte mal. Si es un chico inteligente, entenderá tu brillo y se sentirá orgulloso de ti; si no lo hace, es tiempo de que te preguntes si vale la pena estar con una persona que no desee lo mejor para ti.
 

 
4. Si menospreciaste lo que él hace
 
¡Ofrécele una disculpa! No se vale que sus logros, por más pequeños que sean, pasen desapercibidos por ti. Si no lo felicitaste cuando te platicó que su jefe lo puso de ejemplo en la junta porque tú estabas pensando en tu próximo viaje, es tiempo de que reconozcas lo valioso que es y le des un bonito detalle.
 

 
5. Si no lo sabías, déjalo así
 
Si tu galán se enoja contigo porque dijiste frente a su familia que “odias cómo manejan todos los taxistas y que son unos cafres”, y resulta que su mamá tiene una flota de ellos, no caigas en el juego. Sólo aclárale que no tienes por qué saber las cosas si antes no te las dice. 
 

 
6. Discúlpate si cuando te lo dijo, no pusiste atención 
 
Ahora, si él te dijo que por favor no lavaras su camisa nueva y que sólo podía mandarse en la tintorería, y aun así la pusiste en la lavadora –porque se te olvidó-, discúlpate. Explícale que no fue tu intención dañarlo y, si puedes, compénsalo con una nueva.  
 

Amor, Pareja

Notas relacionadas