LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

istock
Así de fácil es fingir un romance en Instagram

Así de fácil es fingir un romance en Instagram

Hay quienes logran inventarse toda una vida...

14/04/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

Las redes sociales suelen ser una fuente de presión innecesaria para la mayoría, al grado de que pueden ser una causa de depresión, ansiedad y afectar nuestra autoestima. Invertimos mucho tiempo en compartir el contenido que nos haga ver más interesantes y divertidos, y hay quienes incluso logran inventarse toda una vida a través de ellas.

Tal es el caso de Hannah Smothers, una chica de Texas que logró inventarse toda una historia de amor a través de su cuenta de Instagram, a manera de experimento social para demostrar hasta qué punto las redes sociales pueden crear realidades alternas.

Todo comenzó con una foto donde se veía una cena para dos con la frase: “De refugio con un nuevo amigo”. 

 

taking refuge with a new friend

Una publicación compartida de hannah (@hannahsmo) el

 

Luego, flores en la oficina…

 

 

someone not gross sent me flowers

Una publicación compartida de hannah (@hannahsmo) el

 

Y, como aún no convencía a sus seguidores, el siguiente paso fue salir con un amigo y compartir una foto de la mesa con la leyenda: “Después de trabajar, unos tragos con un chico”.

 

 

after work drinks with boy

Una publicación compartida de hannah (@hannahsmo) el

 

La prueba definitiva del romance llegó cuando Hannah compartió una imagen donde se ve su mano al lado de la de un hombre en el subterráneo, acompañada por el texto: “Amor en el tren L”. Hasta los más escépticos creyeron que la chica estaba definitivamente en una relación, pero en realidad la mano era de un completo extraño que estaba junto a ella en el metro.

 

 

love on the L train

Una publicación compartida de hannah (@hannahsmo) el

 

En la recta final del experimento, Hannah publicó la foto de un hombre en una cafetería y el mensaje: “El mejor café con el mejor chico”. Para este punto sus amigas habían caído en la trampa y se preguntaban quién sería el misterioso galán.

 

 

best coffee with best guy

Una publicación compartida de hannah (@hannahsmo) el

 

Para cerrar con broche de oro, la chica compartió la foto de una supuesta cena romántica…

 

 

date night ca(noodle)ing

Una publicación compartida de hannah (@hannahsmo) el

 

Y después el siguiente mensaje:

“Ahora que mi secreto ha sido revelado, es tiempo de que yo y mi novio de Instagram terminemos. Ha sido sumamente amoroso, disfruté muchos los ‘me gusta’ que recibimos en esas publicaciones falsas, pero tenemos que avanzar. Es tiempo de seguir. Extrañaba postear mis selfies tradicionales, frente a un espejo. Los novios de Instagram van y vienen, pero las selfies son para siempre”.

 

 

me and my actual BF, an almond butter/jelly sandwich I ate in bed last night #namaste #love #livelove #laugh #ha #lol #HAHAHA

Una publicación compartida de hannah (@hannahsmo) el

 

Así fue como Hannah se inventó de la nada un apasionado romance y, de paso, le dio una lección al mundo: no todo lo que ves en las redes sociales es verdad, y no: una imagen no dice más que mil palabras.

 

Amor, Pareja

Notas relacionadas