LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
motivos para ser infiel aunque tengas una relación perfecta

6 motivos para ser infiel aunque tengas una relación perfecta

Hasta las parejas más felices pueden caer en la infidelidad

11/03/2020 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

A veces pasa que estamos en una relación estable, feliz y que parece perfecta. Pero de pronto, ¡zaz! Te enteras de que tu pareja fue infiel o tú misma caíste en la tentación y le pusiste el cuerno. La infidelidad es algo omnipresente en las historias de amor, en realidad, es más bien común y no un evento extraordinario. Sin intención de justificar una traición, hay que tratar de entender los motivos que pueden llevar a una persona a poner en riesgo lo que pareciera una #RelationshipGoals.

Cada vez es más común encontrar parejas que experimentan con relaciones amorosas que no implican monogamia ni fidelidad. Sin embargo, cuando dos personas tienen un acuerdo de exclusividad sexoafectiva, un engaño cuenta como alta traición y duele horrible.

La persona traicionada se siente burlada o que no es suficiente para llenar las necesidades de su pareja. Es un golpe fuerte a la autoestima y resulta devastador para la relación, ya que es muy difícil la confianza que se rompió.

 

Checa estas posibles explicaciones de por qué podría haber infidelidad en una pareja que es plenamente feliz:

1. No somos monógamos por naturaleza

Científicos de distintas ramas, como biología, sociología y psicología, coinciden en que los humanos no estamos hechos para ser monógamos. El hecho de elegir una pareja para toda la vida es un fenómeno que solo ocurre en un porcentaje mínimo de especies de forma natural. Spoiler: el ser humano no es una de ellas.

La monogamia es más bien una construcción social creada a partir de la llegada de la propiedad privada. Los patriarcas, y en especial la realeza, necesitaban garantizar que sus bienes y títulos fueran heredados a alguien “de su sangre”.

Esto es muy diferente en sociedades con una visión completamente distinta respecto a la posesión material. En ellas es común encontrar que la poligamia es la regla, ya sea para hombres, mujeres o ambos.

2. Está en nuestros genes

Según una investigación de la Binghamton University, existe un gen responsable de que cierto porcentaje de la población sea más propenso a la promiscuidad y a ser infieles, sin importar su contexto social. En estas personas, un receptor de dopamina vinculado con las adicciones tiene una composición diferente. Esto provoca que disfruten más la emoción de involucrarse en relaciones extramaritales.

 

3. Para alimentar el ego

Conforme una relación se hace más sólida y estable, la salvaje atracción física que los unió al inicio empieza a quedar en segundo plano, para dar lugar a otros elementos del amor duradero: conocimiento mutuo, aceptación, confianza, respeto y claro, la cotidianidad.

Llegan momentos en que uno o ambos sienten que se perdió “la chispa” y que ya no le atraen a su pareja como antes. Por tanto, buscan reafirmar su poder de seducción a través de una aventura. Es decir, necesitan sentir de nuevo esas “maripositas” y la emoción de saberse deseados.

4. Aburrimiento

La estabilidad y la armonía en una relación casi siempre tienen un efecto secundario: la monotonía. Debemos aceptar que la rutina suele ser aplastante. Aún más cuando llegan los hijos y las oportunidades de ser espontáneos comienzan a escasear o desaparecen.

Así, la pareja cae en el aburrimiento y, si bien hay personas que pueden vivir con eso sin bronca, para otros es algo insoportable. Mientras unos optan por esforzarse para “recuperar la emoción”, hay quienes prefieren buscar una aventura sencilla para darle un giro interesante a su vida.

 

5. Porque se puede

Bien lo dijo Miranda Hobbes (Cynthia Nixon) en ‘Sex and the City’: “Los hombres son infieles por la misma razón por la que los perros se lamen las pelotas: porque pueden”. Pero ojo, ahora que han pasado más de 20 años desde el estreno de la serie, la frase aplica igual para hombres y mujeres.

Todos hemos vivido uno de esos momentos en que te importan poco (o nada) las consecuencias. Te da igual si eso dañará tu relación o que podrías lastimar a tu pareja, y solo te dejas llevar.

De pronto se presenta la oportunidad, nadie te está viendo, crees que tu pareja jamás se va a enterar, ¡y lo haces! Así de simple.

6. La necesidad de llevar cualquier coqueteo a la cama

El experto en relaciones de pareja Mario Burrow, afirma que las personas que suelen ser infieles lo hacen por necesidad. Es decir, hay quienes necesitan que todo tipo de atracción que experimenten termine siempre en un acto s3xu4l.

Por eso, cuando se sienten atraídos por una persona y su coqueteo es correspondido, no pueden dejarlo hasta ahí. Algo en su interior los impulsa a actuar y llevar la situación hasta el final para quedar satisfechos.

Mira también: Infidelidad s3xu4l vs. infidelidad emocional, ¿cuál es más difícil de perdonar?

La infidelidad es una decisión personal y jamás se debe culpar al otro por el comportamiento y acciones individuales. Tu pareja puede tener mil justificaciones para ser infiel y no tienen nada que ver contigo.

No es fácil superar un engaño. Muchas veces una traición significa el fin de la relación, por más hermosa y perfecta que sea. Por eso debemos pensar bien antes de hacer algo de los que podamos arrepentirnos. Y en caso de ser la parte engañada, evaluar bien si somos capaces de perdonar o no.

Amor, Pareja

Notas relacionadas