LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

We Heart It
3 momentos en los que por nada del mundo debes iniciar una pelea

3 momentos en los que por nada del mundo debes iniciar una pelea

¡Ni lo intentes!

27/10/2016 | Autor: @Revista20s
Comparte en:

 

Por más que lo intentemos, hay veces en las que es imposible no pelear con nuestra pareja, pero hay tres momentos en los que aunque te estés muriendo de ganas de decirle todo lo que crees que se merece, ¡por favor no lo hagas! Son momentos en los que ni él ni tú van a poder quedarse callados y las cosas se harán más grandes de lo que en realidad son.

Te los enlistamos.

Las cosas más absurdas por las que solemos pelear

 

1. Cuando tienes síndrome pre menstrual o peor aún, ya estás en tus días.

Cualquier cosa que sucede en esos días del mes es motivo o de llanto o de ira. Así que piensa muy bien si vale la pena pelear con él porque volvió a dejar la toalla mojada en la cama, sobretodo si sabes que es algo que en otro momento del mes no te importaría para nada. El problema de comenzar una discusión cuando tú estás especialmente iracunda, es que dirás cosas de las que más tarde te arrepentirás y no tiene caso. Contrólate y si te es muy difícil, avísale con algunos días de antelación que te va a bajar, para que al menos esté prevenido.

 

 

2. Después de un día horrible de trabajo para él.

Normalmente mensajeas con tu chico durante el día y sabes que si algo malo le pasó en el trabajo te lo va a contar, así que si ya tienes previo aviso, procura que por la noche que lo veas, no haya nada que perturbe más su día. Si tienes algo que reclamar, ya sabes, un comenterio de una de sus incómodas amigas en Facebook, que no te llamó a la hora de la comida o cualquier cosa de menor importancia, ¡guárdatela para la mañana siguiente! Créeme, si haces drama después de que casi lo corren del trabajo, chocó su carro y su perro le orinó los zapatos, puedes ser tú la gota que derrame su vaso y no quieres eso.

 

 

Lo que nunca debes decir en una pelea. ¡Ten cuidado!

 

3. Cuando alguno de los dos tiene hambre o sueño.

¡No, no y no! Nunca expreses tus emociones negativas cuando tengas hambre o sueño, no eres tú, eres Regan de "El Exorcista" o algo parecido. Y si para colmo él anda en las mismas, olvídalo, mejor busquen el restaurante más cercano y coman lo primero que se les cruce. Con el primer bocado, cambiará tu forma de ver las cosas, te lo aseguro.

 

 

Ahora ya lo sabes, si aún así te quieres meter en camisa de once varas, no digas que no se te avisó,

 

 

 

Amor, Pareja

Notas relacionadas