LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Soy tu pareja, no tu doble

Amar a alguien sin dejar de ser nosotras mismas sí es posible. Descubre cómo lograrlo.

08/07/2012 | Autor:
Comparte en:


subTodos conocemos a la amiga, prima, vecina o hermana que por querer agradarle al galán, o a la familia de éste, llegan al punto de mimetizarse con él y perder de vista sus propios gustos, intereses y valores. Conoce todo sobre este fenómeno en la relación.sub

El Síndrome de la Mujer que Desaparece

La mujeres con esté síndrome son aquellas con una tendencia a involucrarse con el sexo opuesto muy rápida e intensamente. Tienden también a obsesionarse con un hombre en particular aún cuando éste muestre poco o nulo interés por ellas; además siempre anteponen las necesidades y deseos del hombre por encima de los suyos.

¿Por qué nos mimetizamos con nuestra pareja?

Es normal que cuando pasas mucho tiempo con alguien se te empiezan a pegar sus ademanes, frases, gustos y hasta gestos. Detrás de todo esto se esconde el subconsciente que refleja el miedo a perderlos y pensar que por no ser como ellos, la relación terminará.

El justo equilibrio

Antes de formalizar una relación asegúrate de darte tiempo con él y aprender a conocerlo, así sabrás si en realidad vale la pena.

Nos enamoramos de la persona tal y como es, así es que si tu pareja te pide cambiar en algo, lamento decirte que no te quiere, porque así te conoció.

Recuerda que siempre, con la única persona que debes quedar bien es contigo y con nadie más.

El factor común de estas relaciones es que no en todas hay un hombre controlador y abusivos; lo que sí hay son mujeres que abusan de sí mismas con tal de retenerlo y mantenerlo a su lado. ¡Aguas!
Una relación sana no es aquella en la que la mujer o el hombre se anulan, sino en la que ambos se exaltan uno al otro, pese a su enorme gama de diferencias.

Síguenos enFacebookyTwitter
¿Ya conoces nuestroFan Page de Vivan las Curvas?

Amor, Otros