LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Si engordo... ¡me deja!

Porque los golpes no son la única forma en la que se ejerce la violencia.

20/02/2013 | Autor:
Comparte en:

sub "Te verías súper bien si bajaras esos kilitos" ¿te suena familiar? ¡no dejes que tu novio ejerza presión para que alcances un peso que no va con tu cuerpo! sub

La violencia no es sólo física, sino que también puede venir en forma de palabras insultantes o frases que, aunque parezcan inofensivas, dañan la imagen mental que tenemos sobre nosotras mismas. Una de estas variables es el abuso de la imagen corporal, la cual se refiere, básicamente, a al hecho de que alguien te presione para verte de determinada manera mediante "sugerencias", "peticiones" o "amenazas" que, por supuesto, tu no pediste.
Imagínate que estás en esta situación: vas a ir a la boda de su primo, en la cual conocerás a toda la familia, tíos y abuelitos incluídos. Para la ocasión, te compraste un vestido precioso que va perfecto con tu estilo. Después de arreglarte por horas y horas, pasa a recogerte. Lo primero que te dice cuando te ve es: "Mhh... creo que ese vestido no te queda, deberías adelgazar un poco para que se te viera bien". ¿¡Qué!? ¡como cubetada de agua fría!
Esta es una situación que se repite muy seguido y puede pasarte a ti, aunque no te des cuenta. Si alguien te dice palabras hirientes y que hacen que tengas una imagen distorsionada de ti misma, quiere decir que lleva un agresor en potencia dentro y difícilmente va a dejar de serlo.
¡Por ningún motivo dejes que te afecte! Si esto te ha sucedido varias veces, te recomendamos algunos tips:
¡Cuidado!
Primero, habla claro con tu chico y dile que te lastima al decirte en cada momento que estás gorda. Si no entiende, quiere decir que no te quiere. Déjalo lo antes que puedas.
Piensa en que, si este chico te pide que bajes de peso, cuando seas un esqueleto va a querer que te operes la nariz o que te pintes el pelo. Si te pide que que cambies tu físico es porque no le gustas y por más que cambies nunca vas a lograr satisfacerlo visualmente.
Reflexiona si de verdad vale la pena seguir con alguien que valora más el físico que otras cualidades.
Si de plano no sabes qué hacer, recurre a tus amigos y familiares. Seguro ellos tendrán un buen consejo para ti.

Síguenos enFacebookyTwitter.
¿Ya conoces nuestroFan Page de Vivan las Curvas?
AGL

Amor, Otros