LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Reglas de amor que puedes romper

¡Las reglas se hicieron para romperse!

27/02/2014 | Autor:
Comparte en:

Si todas siguiéramos las reglas del amor, seguramente nadie tendría pareja. No puedes dejar que tu vida amorosa se defina por un par de reglas anticuadas que podrían evitar que encuentres a tu príncipe azul.

Por Beatriz Castillo

Todo mundo tiene una opinión sobre nuestra vida amorosa. Aparentemente todos son expertos en amor y se sienten obligados a recomendarnos cómo hacer las cosas y qué deberíamos evitar. Por eso siempre nos dan consejos, ¡incluso cuando no los hemos pedido!

El problema con esto es que tal vez esos consejos apliquen con ellos, pero eso no significa que funcionarán contigo. Además de los consejos, hay ciertas reglas que todos y todas parecieran creer. ¡Pero las reglas están hechas para romperse!

La verdad es que cuando te dan un consejo, deberías analizar si aplica contigo específicamente antes de decidir si lo seguirás o no. No creas todo lo que te dicen y pon atención a las reglas de relaciones que podemos romper.

Reglas
En la oficina. Siempre dicen que no deberías salir con alguien del trabajo, pero así es como han iniciado muchísimas relaciones largas e increíbles. Obvio si existe la posibilidad de que te despidan por andar con alguien del trabajo, deberías pensarlo muy bien. Pero si no hay límites, no tienes nada de qué preocuparte.

Sexo en la primera cita. Se cree que si te acuestas con él en la primera cita, perderá el interés y se alejará por siempre. ¡Pero no es cierto! Si tienes ganas de llevarlo a la cama, ¡hazlo! No deberías hacer las cosas basándote únicamente en su reacción. Tienes que buscar tu propia satisfacción. Si acostarte con él te dará satisfacción, ¡que nada te detenga!

Amor a primera vista. Muchas chicas creen que si no hay una conexión inmediata, significa que no podrán funcionar. ¡No es así! El cariño o el amor es algo que crece con el tiempo, no algo que debería suceder como por arte de magia. Si al principio no sentiste una chispa, no necesariamente significa que jamás la habrá.

Esperar para contactarlo. Seguro has oído la regla de los tres días. Supuestamente esperar tres días para contactarlo después de una cita te dará una especie de control sobre la situación, pero no tiene por qué ser así. Si quieres marcarle, ¡hazlo! Si tienes ganas de mandarle un mensaje, ¡adelante!

Hablar del futuro. Obvio no deberías hablar de matrimonio en la primera cita, pero eso no significa que jamás debas mencionar el futuro. De hecho, ¡te recomendamos hacerlo! Si llevan saliendo un par de semanas, sería una buena idea que él supiera lo que tienes en mente y hacia dónde te gustaría llevar lo que tienen.

El primer paso. La verdad es que la idea de dejar que el hombre dé el primer paso es bastante anticuada. No te vas a ver mal si muestras iniciativa y de hecho sucederá todo lo contrario. Mostrarás seguridad en ti misma y eso es algo que a cualquier chico le atrae.

Mostrar interés. Esto tiene que ver un poco con la idea de hacerte la difícil. Algunas chicas creen que si no muestras interés, él automáticamente te buscará. ¡Pero no es así! Si te interesa, ¡demuéstraselo! No esperes que se dé cuenta de que te gusta como por arte de magia.

Tus amigas. A veces evitamos hacer cualquier cosa relacionada al amor si no hemos consultado a nuestras amigas. Está bien que lo conozcan para que den su opinión, pero la última palabra la tienes tú. A menos de que te cuenten un chisme súper fuerte o que te enteres de algo muy malo, si tienes interés en él, tu propia opinión debería ser la única que tomes en cuenta.

¿Qué otra regla nació para romperse?

Amor, Otros