LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Evita el rencor en el amor

Guardarte las cosas hace más daño del que te imaginas.

06/03/2014 | Autor:
Comparte en:

El rencor es un círculo vicioso que puede destruir cualquier relación. No te gusta algo que hace, así que se lo demuestras con acciones. Él ve tu resentimiento y comienza a hacerlo aún más. ¡No es sano!

Por Beatriz Castillo

Cuando hay problemas en una relación, rara vez hay un solo culpable o una sola razón. Generalmente nos guardamos problemas durante tanto tiempo que comienzan a apilarse unos encima de otros hasta que simplemente ya no podemos más.

Por eso se vuelve tan complicado arreglar una relación problemática, ya que para llegar a la raíz de la situación es necesario excavar montañas de problemas pasados y una constante falta de comunicación y confianza.

Vamos a hacer un experimento. Si tienes novio o pareja, piensa en algo que simplemente no soportas de él, pero jamás le has mencionado. Si por el momento no estás con alguien, puedes pensar en algo que le escondiste a alguna pareja pasada durante demasiado tiempo.

¿Por qué no has hablado con él? Tal vez tengas miedo a su reacción o te cause incomodidad pensar que algo tan pequeño podría terminar con su relación.

Existen dos factores principales para guardarle rencor a nuestra pareja. El primero tiene que ver con ciertas expectativas que no se están cumpliendo. Es como si él fuera una persona distinta a la que tú creías que era. El segundo se relaciona con la repetición de esa actitud a lo largo del tiempo.

En otras palabras, el rencor se ocasiona cuando alguna de las expectativas que teníamos jamás se discute, así que sigue sucediendo. Tal vez él no lo vea como un problema, no le interese cambiar o por más que lo intenta, simplemente no puede dejar de hacer eso que hace.

¿Y qué es lo que sucede después de guardarnos algo por demasiado tiempo? Lo comunicamos de maneras no verbales. Nuestra actitud hacia nuestra pareja cambia porque sentimos resentimiento hacia ciertos hábitos o costumbres suyas.

En consecuencia, él empieza a portarse negativamente e incluso podría hacer más de eso que te molesta. Todo se convierte en un círculo vicioso que finalmente culmina en la ruptura.

Para evitar que esto suceda en tu relación vas a tener que esforzarte muchísimo. Necesitas cuidados especiales, disciplina y mucha atención. Pero sobre todo, ambos necesitan reconocer el problema y estar dispuestos a solucionarlo.

Qué hacer
No te guardes las cosas. ¿Hizo algo que no te gustó? ¡Díselo! ¿Para qué guardarlo dentro de ti por semanas o meses? Siempre es mejor resolver las cosas en el momento en que suceden.

Escucha. La diferencia entre oír lo que tu pareja dice y realmente escucharlo podría marcar la pauta para empezar a trabajar en sus problemas. Si él hace algo que no te gusta, platica con él y escucha sus razones. Tal vez al entenderlo, te sea más fácil soportar dicha actitud. Además, si ya le dijiste que eso te molesta, evitará continuar haciéndolo.

Pon atención a tu relación. A veces pensamos que una relación jamás terminará y no hace falta cuidarla, ¡pero no es así! Tienes que monitorear tu relación constantemente. Tengan citas, salgan a cenar o vayan a tomarse una copa. La comunicación comenzará a fluir como no tienes idea.

¿Guardas rencores?

Amor, Otros