LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

¿Estás arruinando tu primera cita sin darte cuenta?

Si quieres una segunda cita con él, tienes que leer esto.

25/11/2013 | Autor:
Comparte en:

¿Sabías que los primeros 10 minutos de una cita pueden predecir lo que sucederá entre ustedes?

Las primeras citas son emocionantes y divertidas, pero también pueden ponerte de nervios. Es natural sentirte un poco asustada al principio. A final de cuentas, ¡él podría ser el indicado!

Incluso si la primera impresión fue impecable y sientes una gran conexión, podrías hacer algo que lo haga meditar seriamente si quiere volver a salir contigo.

¿Sabes cuál es el principal problema? ¡Nos esforzamos demasiado! Obvio lo hacemos con la mejor intención, pero hay cosas que él podría malinterpretar y sería una lástima que sin darte cuenta, tu primera cita con él, se convirtiera en la última.

¡Conquístalo!

Sé tú misma: No intentes ser alguien que no eres sólo para impresionarlo. ¡Ya eres perfecta como eres! Si intentas fingir que eres alguien más, se va a notar. Además, ¿qué va a pasar si empiezan a salir y de pronto él descubre que no eres quien él creía que eras?

No reveles tanto: Uno de los aspectos más emocionantes de una primera cita es el aura de misterio que rodea a la otra persona. Si le revelas absolutamente todo desde el primer momento, ¿para qué tener una segunda cita? Obvio tienes que desmostrarle que te interesa, pero no reveles más información de la necesaria.

Ir demasiado rápido: Hoy en día es súper común que las citas terminen en algo más, pero esto le quita un poco del misterio y la emoción a la situación. Obviamente, puedes hacer lo que tú quieras con tu cita, pero tal vez sea mejor esperar un poco para que la conexión sea más fuerte.

Sólo hablar de ti: La cita no debería tratarse sólo sobre una persona. El problema es que nos esforzamos demasiado en querer decir todo sobre nosotras en dos o tres horas, ¡pero no es necesario! La clave se encuentra en el balance en la conversación.

Demasiadas preguntas: Por otro lado, tampoco se trata de que él sea el único que hable y que lo ataques con mil y un preguntas. Lo importante es que conversen un rato, no que él sienta que lo están cuestionando. Además, va a parecer que tenía listo todo un guión con miles de preguntas.

Esperas demasiado: Tal vez suene un poco pesimista, pero siempre es mejor ir a una cita sin esperar demasiado. Obvio no se trata de que vayas de malas, sino de que estés consciente de que ¡solo es una primera cita! Si las cosas salen mal, ¡ni modo! Ya habrá otra oportunidad.

Hablar del ex: Esto es más común de lo que crees y, en realidad, es bastante natural. Obviamente buscas a alguien que sea mejor que tu relación pasada, pero no tienes por qué demostrarle que ya lo superaste; por más cierto que sea. El hecho de que estén teniendo una cita es suficiente para que él entienda que ya superaste a tu ex.

Planear la segunda cita: ¡No hables de la segunda cita con él! Es más, ni siquiera hagan planes a futuro. Concéntrate en el aquí y el ahora, y en disfrutar el momento, en lugar de empezar a planear a dónde irán a cenar el siguiente fin de semana.

¿Cómo ha sido tu peor cita?

Amor, Otros