LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Deja de intentar cambiarlo para arreglar su relación

De nada sirve ayudar a alguien que no quiere ayuda.

12/02/2014 | Autor:
Comparte en:

Generalmente, los problemas amorosos no son sólo de una persona, sino que ambas partes contribuyen al conflicto. Eso significa que ambos también deberían contribuir a la solución.

Por Beatriz Castillo

Cuando estamos en una mala relación, es necesario mirar hacia nuestro interior antes de juzgar a nuestra pareja. Obviamente hay muchas cosas que simplemente son imperdonables, como mentiras, engaños e infidelidades, pero la mayoría de los problemas suelen ser más sencillos.

¿Por qué mirar hacia adentro? Porque cada una de nosotras es responsable de su propia felicidad. Además, quizás tus propios problemas estén contribuyendo indirectamente a lo que sea que esté mal con tu relación.

No te estamos diciendo que él no tiene la culpa de nada, sino que nuestra felicidad debería depender de nosotras mismas y de lo que queremos. A fin de cuentas, si no eres feliz con él, ¿para qué seguir juntos?

Toma nota
Analiza la dinámica de pareja. Cada pareja tiene una dinámica distinta, pero a veces asumimos roles sin darnos cuenta y podemos contribuir a los conflictos. Analiza cómo suelen ser sus discusiones y la manera en la que suelen arreglar los pleitos. Si alguien acostumbra salirse de control, obviamente hay algo muy mal.

Escucha. Esto es algo esencial que jamás hacemos totalmente. Tanto nosotras como ellos queremos que nos escuchen, pero jamás ponemos atención a lo que la otra persona está diciendo. ¡Y no solo lo oigas! Ponte en sus zapatos para intentar comprender mejor su punto de vista.

Define tus necesidades. En los momentos difíciles, solemos enfocarnos únicamente en lo negativo y nos olvidamos de todo lo bueno. Si algo te causa incomodidad, en lugar de enfocarte en ello, intenta decirle lo que podría mejorar la situación. ¡De nada sirve pelear por horas! Lo que sí funciona es trabajar juntos por hallar una solución.

Espacio. Si después de haber pasado horas discutiendo, de pronto él se queda callado y parece que ya no dirá nada, tal vez sea mejor darle un poco de espacio. No sirve de nada obligarlo a decir las cosas y de hecho darle la oportunidad de ordenar sus pensamientos podría servir para solucionar el conflicto más rápidamente.

Pon en primer lugar la relación. Es normal portarnos egoístas en nuestra relación, pero es justamente lo que más daño le hace. Él tiene sus necesidades y tú tienes las tuyas, pero deben enfocarte en lo que es mejor para la relación, no lo que a cada uno le conviene. Obviamente si él te hizo algo imperdonable, tienes que ponerte a ti misma en primer lugar, pero si no es así, dale prioridad a la relación.

¿Haz intentado cambiar a tu pareja?

Amor, Otros