LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cómo lograr que todos los días sean 14 de febrero

El amor no debe tener fechas. ¡Todos los días pueden ser San Valentín!

14/02/2014 | Autor:
Comparte en:

¿Qué prefieres? ¿Una caja de chocolates o pasar todo un día con la persona que amas? ¿Una docena de rosas rojas o una velada romántica sólo para ustedes dos?

Por Beatriz Castillo

El Día de San Valentín nos brinda una oportunidad única de compartir una tarde increíble con nuestra pareja. Es un día romántico y lleno de amor que todas las parejas del mundo esperan para hacer algo especial. Pero, ¿no deberíamos celebrar el amor los 364 días restantes del año?

A final de cuentas, el 14 de febrero representa la máxima celebración del amor, pero eso no significa que los demás días del año no puedas disfrutar lo que tienes con tu pareja. De hecho, ni siquiera tienes que hacerlo a través de actos extravagantes o grandiosos.

¡El secreto se encuentra en la sencillez! Todo se trata de compartir un mensaje de amor con tu pareja a través de pequeñas acciones románticas. No necesitamos regalos, tarjetas o cenas caras para demostrar amor. De hecho, el mejor regalo que puedes darle a tu galán es tu propio tiempo. Las parejas que más tiempo duran juntas son aquellas que pueden hacer el sacrificio de pasar tiempo con su pareja sin necesidad de verlo como una obligación o una tarea tediosa.

Eso no significa que los regalos de San Valentín no tengan importancia. Puedes darle regalos increíbles y tener una cena romántica en el restaurante más caro de la ciudad el 14 de febrero y de cualquier forma esforzarte por que todos los demás días del año él se percate de tu amor. Todo está en los detalles y las acciones románticas inesperadas.

Qué puedes hacer
Escríbele una carta. ¿Cuándo fue la última vez que te llegó una carta por correo? Incluso ni siquiera te la tiene que entregar el cartero; el simple hecho de leer algo que la persona que amas escribió para ti con sus propias manos es uno de los detalles más lindos que existen. Entonces, ¿por qué nos hemos olvidado de ello? Invierte tu tiempo en escribirle todo lo que sientes por él, lo que ves a futuro, la persona en la que te has convertido desde que están juntos, y verás cómo cada día será como San Valentín.

Hagan algo espontáneo. Si ya han estado juntos durante bastante tiempo, seguramente tienen alguna clase de rutina. ¡Y no tiene nada de malo! Es natural que después de un rato, se conozcan tanto que desarrollen una dinámica específica. ¡Pero no tienen por qué quedarse ahí! Planea algo espontáneo para él y verás cómo la emoción del momento llenará su relación de una nueva energía. Una excelente idea es ir a un aeropuerto o terminal de autobuses con la maleta hecha y elegir el destino ahí mismo.

Apaga las distracciones. Esto es algo que dejamos de hacer cuando ya llevamos un rato en una relación. Seguro cuando empezaste a salir con él, ponías tu celular en silencio y no hacías caso a nada más que su mirada y sus palabras, pero después de estar juntos durante bastante tiempo, nos olvidamos de la importancia de estar presentes en el momento. Apaguen sus celulares cuando estén juntos y vivan el momento sin preocuparse por nada más. ¡Todo puede esperar!

Cocinen juntos. Una cosa es salir a cenar y otra muy distinta es preparar los platillos ustedes mismos y disfrutar de algo que hicieron juntos. De hecho, pueden convertirlo en una especie de costumbre en la que vayan probando distintos platillos en determinados días del mes. Además de que van a disfrutar de algo que crearon juntos como pareja, ¡el proceso seguro será divertidísimo!

Notas y mensajes románticos. A veces olvidamos la importancia de decirle a nuestra pareja lo que sentimos por él, ya sea en persona o a través de notas o mensajes. ¡Pero no debería ser así! Un simple Post-It puede cambiar el estado de ánimo de cualquiera en un abrir y cerrar de ojos, así que aprovecha su poder. Esconde tus mensajes en lugares que sepas que no son tan accesibles, pero que estás segura de que llegará a ellos.

Coquetea con él. Probablemente cuando aún estaban en la etapa de conquista, te la pasabas coqueteando con él. A final de cuentas, ¡querías que fuera tuyo! Pero que ya estén en una relación estable no significa que sea tuyo como tal. De hecho, si no te esfuerzas lo suficiente por mantener encendida la chispa de la pasión, todo puede irse abajo antes de lo que te das cuenta. Todo está en las miradas, la forma de caminar, el sentido del tacto, lo que le dices y lo que haces cuando estás con él. Conquístalo cada día y coquetea con él como si lo único que quisieras fuera llevarlo a la cama. Porque en realidad, ¡eso es lo que quieres!

Sexo. Por último, el sexo. Quizás lleves meses o años con él y ya hayan desarrollado una rutina y una dinámica excelente en la cama, pero difíclmente han probado todas las posturas del Kama Sutra o han tenido relaciones en cada rincón de su casa. No tienen que hacer nada alocado o probar fetiches con los que no se sientan cómodos. ¡Al contrario! Lo más importante es que, si ya te sientes cómoda con él, pueden probar cosas nuevas y más intensas en cada uno de sus encuentros sexuales. Hagan el amor en lugares distintos, sorpréndelo en la regadera, prueben una postura distinta cada día, vayan juntos de compras a una sex shop y sobre todo, comuníquense entre ustedes. Cuéntale lo que más te gusta, lo que desearías que hiciera, convéncelo de probar algo más atrevido cada noche y vas a ver cómo su vida sexual alcanza nuevas alturas de pasión.

¿Qué más harías?

Amor, Otros